20 de julio de 2019
20.07.2019

El Consell no prevé la conexión de la Vía de Cintura con la autopista del aeropuerto

Cladera confirmó ayer que solo se prevé la finalización del primer tramo del segundo cinturón

20.07.2019 | 02:45
La presidenta Catalina Cladera y el alcalde José Hila mantuvieron un encuentro ayer en el Consell.

Lo confirmó ayer la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, al término de la audiencia mantenida en Palau Reial con el alcalde de Palma, José Hila. La institución supramunicipal no va a ejecutar la conexión directa entre la Vía de Cintura y la autopista del aeropuerto prevista en el Plan Director de Carreteras.

Si bien se considera que los accesos a Palma, al igual que la vivienda, son dos retos a los que se enfrentan tanto el ayuntamiento de Palma como el Consell de Mallorca en los próximos cuatro años, la institución supramunicipal prevé afrontarlos sin ejecutar más grandes infraestructuras viarias.

Tan solo se finalizará el primer tramo del segundo cinturón o vía conectora, que comunica los depósitos de CLH con el Coll den Rabassa, con el compromiso de buscar una solución menos impactante que la proyectada hasta el momento, y se ejecutará el anillo de estacionamientos disuasorios que se colocarán junto a cada una de las principales entradas de la ciudad, completando de esta forma los existentes en Son Sardina y Son Fuster.

Según Cladera, con la ejecución del primer tramo del desdoblamiento de la vía conectora, se completará la posibilidad de conexión directa entre la autopista de Inca a la altura del centro comercial Alcampo con el Coll d'en Rabassa, hecho que previsiblemente supondrá también una importante disminución del número de vehículos que circulan en el último tramo de la Vía de Cintura, que es una de las alternativas que se buscan a la problemática de los accesos a la ciudad.

También confían en que los estacionamientos disuasorios sean un elemento que permita descongestionar estas vías, aunque ni Cladera ni el alcalde, José Hila, se atrevieron a comprometerse ayer a señalar cuántas instalaciones de estas características se habilitarán alrededor de la ciudad, ni en qué terrenos, su capacidad y si estarán operativas dentro de cuatro años, al finalizar el actual mandato.

Tanto Cladera como Hila indicaron que una de las primeras medidas que se va a adoptar al respecto, además de la identificación de posibles terrenos susceptibles de ser clasificados urbanísticamente como estacionamientos, será la de dar a conocer y "publicitar los dos aparcamientos disuasorios ya existentes". Se trata del situado en Son Fuster, junto a la estación del metro a la universidad, y el habilitado desde hace años en Son Sardina, también con conexión directa con el tranvía.

Renovar la "buena sintonía"
Tras el primer encuentro celebrado entre Cladera e Hila, ambos se comprometieron a "renovar la buena sintonía demostrada la pasada legislatura y comenzar a trabajar desde ya de forma coordinada en los principales retos a los que se enfrenta la ciudad, como son la movilidad y el acceso a la vivienda".

Para el alcalde, en relación a la movilidad, "debemos ampliar el foco, porque la movilidad de Palma también es la de su área metropolitana". Al respecto, recordó que, por ejemplo, la única conexión peatonal y de transporte público existente entre Palma y el vecino municipio de Marratxí "es a través de la calle Aragó", una situación que se debe revertir si se quiere trabajar y apostar por el transporte alternativo.

En relación a la Ley de Capitalidad, la presidenta del Consell se comprometió a que la institución supramunicipal siga aportando parte de los 30 millones anuales comprometidos junto con el Govern, tal como ya se hizo por primera vez el pasado mandato. No obstante, tanto Cladera como Hila eludieron pronunciarse sobre si las aportaciones se destinarán a inversiones.

Programa de atención domiciliaria de las personas mayores

Uno de los compromisos arrancados a la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, por el alcade de Palma, José Hila, en su primer encuentro consistió en la posibilidad de que se pueda aplicar en la ciudad el programa domiciliario de atención a las personas mayores que el Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS), dependiente de la institución supramunicipal, desarrolla ya en varios municipios de la isla. También se planteó la posibilidad de trabajar conjuntamente en políticas de igualdad, que son competencia de la institución insular. En materia de vivienda, Cladera manifestó que pese a que el Consell no tiene competencias en la materia, tienen la intención de continuar colaborando en la cesión de solares para la ejecución de viviendas públicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!