19 de julio de 2019
19.07.2019

Cursach vende Son Cabrer

La finca junto a Son Espases con la que el empresario del ocio quería dar un pelotazo urbanístico se oferta en torno a los diez millones de euros, una cifra similar a la pagada en 2003 - La Comisión de Centro Histórico debe decidir si está en ruina

18.07.2019 | 22:23
La 'possessió' de Son Cabrer, del siglo XVIII, mide 142.000 metros cuadrados y está entre la carretera de Valldemossa y la de Sóller.

Bartolomé Cursach ha puesto a la venta la finca de Son Cabrer. El cartel de una inmobiliaria ha sido colgado recientemente en la valla que cierra la histórica possessió. Está situada en las inmediaciones del hospital de Son Espases y fue objeto de un intento de pelotazo urbanístico entre el empresario de la noche y el expresidente del Govern Jaume Matas, condenado por numerosas causas y ahora en prisión. El predio de alrededor de 142.000 metros cuadrados costó 13,5 millones de euros al magnate del ocio, imputado por el caso de corrupción que lleva su nombre y condenado hace una semana por insultar a un juez. Ahora vende la finca sin haberle dado ningún uso por un importe que rondaría una cifra similar a la que pagó.

El Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) clasifica dichos terrenos como suelo rústico. El empresario los adquirió en 2003, 12 días antes de que Jaume Matas desvelase la construcción de un hospital en Son Espases, justo al lado. Cursach quería construir allí un geriátrico, pero necesitaba que fuese declarado de interés general y finalmente no lo consiguió. La emblemática possessió se ha ido deteriorando desde entonces y el último movimiento del magnate en relación a Son Cabrer fue pedir al Ayuntamiento el año pasado que lo declarase en ruina.

El área de Urbanismo inició un expediente al respecto y ahora queda el pronunciamiento de la Comisión de Centro Histórico, que tiene que decidir si realmente está en ruina. Aunque fuese así, la Ley de Patrimonio obliga al dueño a restaurar el inmueble para que retorne a su situación originaria, debido a que está protegido, tal como informaron desde la citada concejalía. De forma paralela al citado expediente, Urbanismo impuso a Cursach una sanción de 9.500 euros por permitir que Son Cabrer se degrade al no realizar las mejoras exigidas por Cort. Las obras consistían en la ejecución de medidas cautelares por la falta de seguridad de la edificación, en especial porque la cubierta está medio derruida.

La possessió es del siglo XVIII, está situada entre la carretera de Valldemossa y el camí dels Reis, y en sus dominios se han hallado restos arqueológicos de la época talaiótica, romana y musulmana. Además, se dice que las tropas del rey Jaume I pararon en este lugar antes de invadir Madina Mayurqa para que los caballos bebiesen agua en las acequias de la Font de la Vila y la d'en Baster, que pasan por el predio de Son Cabrer.

Tito's y BCM no están en venta, aunque ha habido interesados

Las discotecas Tito's y BCM, así como el BH Hotel, han tenido "interesados en su compra, pero no están a la venta", tal como confirmaron ayer desde el grupo de ocio de Bartolomé Cursach. Los rumores sobre la venta de los negocios del empresario de la noche comenzaron cuando  estalló el caso de corrupción por el que está imputado y, pese a que se han producido contactos con empresarios, "cuando algo funciona bien, y esta temporada está siendo buena, es más difícil querer desprenderse de ello", en palabras de un portavoz.

El establecimiento que más cerca ha estado de pasar a otras manos ha sido la discoteca Riu Palace, donde Cursach inició su imperio. En otoño de 2018 hubo negociaciones entre el grupo de ocio y la cadena hotelera Riu, que estaba interesada en este histórico local nocturno de la Platja de Palma. Finalmente la operación no fructificó.

También se habló de que el grupo mexicano Coco Bongo se interesó por la famosa BCM, pero "no está en venta".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!