16 de julio de 2019
16.07.2019
ÚLTIMO MINUTO
El piloto del avión del Ejército del aire accidentado logró saltar en paracaídas
Tradición

Santa Catalina embarca a la Mare de Déu del Carme

Más de cien personas acompañaron a la Virgen en la procesión marítima - A diferencia de otros años, el buque no llenó su aforo

15.07.2019 | 23:20
Santa Catalina embarca a la Mare de Déu del Carme

Tradición. Los vecinos del barrio palmesano acompañaron a la imagen de la patrona de los marineros en la popular procesión

Santa Catalina honró ayer a la patrona de los marineros. A las 19.15, medio centenar de personas acompañaron a la Virgen del Carmen en la tradicional procesión marítima, que lleva más de 20 años celebrándose en Palma.

La romería salió desde la plaza de Santo Domingo de la Calzada, bajo los molinos del Jonquet. Recorrió un tramo del paseo Marítimo y terminó en el muelle de las Golondrinas, frente al Auditorium, donde ya le esperaba, como cada año, el Britannia Jet.

Durante todo el trayecto, cuatro personas alzaban a la Virgen mientras dos xeremiers amenizaban el camino. Una patrulla de policía portuaria encabezó la procesión para abrir paso a los viandantes.

Al final del recorrido, los vecinos de Santa Catalina embarcaron a la Virgen en el barco. Con ella subieron casi 150 personas, según las autoridades. Así se inició la segunda parte del desfile religioso, la procesión por mar.

El navío realizó su habitual recorrido por la Bahía de Palma y regresó al muelle. Cabe destacar que, a diferencia de otros años, el buque no llenó su aforo.


Con esta conmemoración, la Asociación de fiestas del Carmen de Santa Catalina pone punto y final a las celebraciones del barrio que organiza la entidad.

Tradición en Santa Catalina


Juana Mari, la presidenta de la Asociación de las fiestas del Carmen del barrio, explica que esta celebración está llena de costumbres que se llevan a cabo desde hace años.

Es tradición, dice la presidenta, que al inicio del recorrido sean cuatro mujeres las que alzan la Virgen. Después de un tramo, las personas que quieran llevar la imagen a los hombros se van turnando. "Así descansamos", ríe Juana Mari. Al final del recorrido, son siempre cuatro hombres los que la cargan dentro del buque.

El Britannia Jet, un barco de 24 metros de eslora, unas 200 toneladas y con capacidad para 250 personas, también forma parte de las tradiciones de esta fiesta. Uno de los dueños del buque, ya fallecido, era cofrade de la congregación del Carmen. Desde que se ofreció a prestar su embarcación para hacer el recorrido marítimo, estas fiestas se celebran con éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!