03 de julio de 2019
03.07.2019
Barrios

Cort estudia eliminar la limitación de las terrazas de sa Llonja y Santa Catalina

El alcalde de Palma se reunió ayer con representantes de restauración para analizar el cierre a las 23 horas

02.07.2019 | 22:29

El tripartito de Cort está estudiando, a petición de los representantes de empresarios de restauración, la supresión de las limitaciones impuestas por el anterior equipo de gobierno a las terrazas de sa Llonja y de Santa Catalina.

El alcalde de Palma, José Hila, junto con el teniente de alcalde de Participación Ciudadana y de Gobierno Interior, Alberto Jarabo, se reunieron ayer con Alfonso Robledo, presidente de la asociación de Restauración de Mallorca y Bartomeu Mas, de la asociación de bares y restaurantes de Santa Catalina. Al finalizar el encuentro aseguraron que habían "arrancado" de los dos representantes municipales el compromiso de que la próxima semana les responderían sobre sus demandas.

En concreto, en sa Llonja, los empresarios quieren que el actual equipo de gobierno derogue el decreto firmado por la anterior responsable de Salud, Antònia Martín, poco antes de finalizar el mandato, que obliga a recoger las terrazas de la zona declarada como de especial intervención a las once de la noche durante todos los días de la semana, en lugar de a las 24 horas.

En el caso de Santa Catalina, la problemática es distinta, puesto que los empresarios quieren que se modifique nuevamente la ordenanza de ocupación de la vía pública para que se puedan autorizar terrazas en aceras con menos de dos metros y medio de ancho. Bartomeu Mas explicó que la nueva normativa exige este ancho de acera en toda la ciudad, aunque solo a los nuevos establecimientos, mientras que en el centro histórico de la ciudad y en Santa Catalina solo se pueden autorizar la ocupación si la acera es 2,5 metros. Lo anterior ha provocado la que en Sant Magí y calles como Anibal hayan desaparecido prácticamente la totalidad de las terrazas que se podían autorizar anteriormente.

Mas está de acuerdo con la supresión de las denominadas "microocupaciones" en las calles más estrechas, aunque considera que la normativa sobre el ancho de las aceras debería aplicarse por igual en toda la ciudad. Lo anterior significaría que en esta barriada de Palma se podrían seguir autorizando terrazas en aceras de dos metros de anchura a establecimientos ya existentes, lo que permitiría el mantenimiento de la práctica totalidad de las ocupaciones anteriores.

Restricción horaria


En relación a la limitación horaria establecida en las terradas se sa Llonja, que incluye entre otras la plaza de Atarazanas, Robledo recordó que su asociación ha recurrido judicialmente la decisión municipal porque, a su juicio, se ha adoptado "sin ninguna base legal".

Asimismo, asegura que no se dispone de ningún estudio ambiental ni sobre la generación de ruido provocado por los establecimientos. Robledo, al finalizar el encuentro, agradeció "el talente dialogante" tanto del alcalde, José Hila, como de Alberto Jarabo, a quienes ofreció "trabajar para el futuro, con el fin de que no vayamos a salto de mata en función de los problemas puntuales que vayan apareciendo".

Además, solicitó que el Ayuntamiento "haga hacer cumplir la ley a los empresarios y establecimientos que no lo hacen, pero que no haga pagar a justos por pecadores". Robledo recordó también que ya han recogido "más de 3.000 firmas" apoyando sus reivindicaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!