16 de junio de 2019
16.06.2019

Cort creará un mapa con información unificada de diversas áreas

Palma se sumará al proyecto IDE (Infraestructura de Datos Espaciales) con un geoportal de los servicios de la ciudad

15.06.2019 | 22:09
La aplicación Mobipalma muestra las paradas de la EMT.

Cort también está interesado en el denominado big data, es decir, el análisis de grandes datos. Una ingente cantidad de información de la ciudad procede de la red wifi gratuita que el Ayuntamiento está implantando desde 2015, que es pionera en Europa en espacios públicos abiertos y cubre varias zonas del casco antiguo, la Platja de Palma y el paseo Marítimo. Los datos recibidos se aprovecharán con el fin de mejorar los servicios municipales. Es una iniciativa a medio plazo, ya que "lo primero que debemos determinar es qué quiere solucionar el consistorio y para eso hay que saber qué datos necesitamos", tal como explica el concejal y presidente del Institut Municipal d'Informàtica (IMI), Adrián García.

Detalla que "todas las urbes que están desarrollando big data se encuentran en dicho proceso de cuestionarse qué problemas hay que resolver y con qué datos de todos los almacenados". En una segunda fase, añade, "se tienen que definir los algoritmos con el objetivo de filtrar la información en base a las preguntas". Para que se entienda mejor, el técnico del departamento de administración electrónica y Smart City, Tomeu Crespí, ejemplifica que se pueden predecir movimientos humanos y riesgo de aglomeraciones, entre otras muchas cosas.

Concretando más, explica que "se podría utilizar en la Revetla de Sant Sebastià para saber cómo se desplaza la gente de una plaza a otra o detectar las zonas con más afluencia con el fin de conocer dónde hay problemas y poder cambiarlo en las próximas fiestas o para adaptar los servicios de la Policía Local". Se puede utilizar en todo tipo de eventos o la llegada de cruceros, por ejemplo, con los datos de los usuarios de las zonas wifi municipales.

Las fuentes de información del big data no son solo los teléfonos móviles, sino también sensores de ruido, tráfico, aparcamiento, descargas de papeleras, redes de agua, monitorización de los buses recién adquiridos por la EMT... "Nos encontramos en una fase muy incipiente, pero es uno de los retos del IMI esta legislatura junto con la administración electrónica y la renovación de todo el sistema informático", destaca el regidor del Ayuntamiento.

Todo para desarrollar la Smart City de Palma, es decir, la ciudad inteligente, "que no es otra cosa que utilizar la tecnología para que el ciudadano viva cómodo, feliz y seguro". De todos modos, matiza que "la tecnología permite que los residuos del centro se recojan con vehículos eléctricos y que haya un diseño de rutas eficiente, pero la inteligencia es lograr que el 70% de esa basura se recicle o ahorrar energía con la iluminación led", compara. Según confirma Crespí, "la tecnología es una herramienta para que los servicios públicos sean más eficaces y mejorar así la calidad de vida".

Además, "la ciudad inteligente es la que es sostenible económica y medioambientalmente", resume García sobre un plan que también incluye "dar un vuelco a la web municipal para que sea mucho más accesible y mejore la relación entre la administración pública y el ciudadano", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!