10 de junio de 2019
10.06.2019

La residencia de mayores de Sa Nostra se reabrirá con un centenar de habitaciones

El grupo DomusVi reforma el conocido edificio de General Riera para ofrecer 156 plazas en estancias individuales y dobles

10.06.2019 | 02:45
La residencia de mayores de Sa Nostra se reabrirá con un centenar de habitaciones

Fue pionera en atención geriátrica a precios módicos

  • La antigua residencia de Sa Nostra se inauguró en 1974 con más de 200 plazas y fue pionera en Mallorca en atención geriátrica, ya que apenas había centros para la tercera edad. Tenía unos precios módicos y servicios de calidad que le dieron buena fama, por lo que su lista de espera llegó a alcanzar el medio millar de personas. Sa Nostra cerró el edificio en 2010 por la imposibilidad económica de reformarlo y trasladó a los usuarios a otros centros de la entidad.

La residencia de la tercera edad que la extinta Sa Nostra tenía en la calle General Riera volverá a abrir una década después con un centenar de habitaciones y 156 plazas, repartidas entre estancias individuales y dobles. Las obras de reforma integral del edificio concluirán a finales de este año, por lo que la previsión es poner en marcha el nuevo geriátrico en 2020. El grupo DomusVi, el más importante a nivel estatal en el sector, es el impulsor del proyecto situado entre la citada vía y la calle Can Domenge, que se sumará a otras seis residencias en toda la isla gestionadas por la compañía formada tras la fusión de SAR Quavitae y Geriatros.

El futuro alojamiento privado para personas mayores ocupa una superficie útil de unos 7.600 metros cuadrados y se respeta la característica forma semicircular del inmueble de cinco plantas construido en los años 70 y que fue pionero en cuanto a atención a la tercera edad. Lo único que queda de él es la estructura de la edificación, ya que la adaptación a la normativa que regula estos centros asistenciales ha obligado a demoler los interiores con el fin de reconstruir las dependencias según las exigencias actuales. La antigua residencia tenía más de 200 plazas y ahora se reducen a 156 repartidas en 105 dormitorios más amplios y acordes a personas con alguna minusvalía física.

20 metros cuadrados

El tamaño medio es de 20 metros cuadrados, pero las habitaciones dobles son más grandes, con más terraza y se encuentran en las plantas inferiores. Además de la redistribución de los espacios, las obras iniciadas en 2018 también consisten en la sustitución de las conducciones de luz y agua, los ventanales, la climatización, los ascensores –adaptados para que quepan camillas–, las estancias comunes y la cocina, que estará en el sótano.

La residencia fue cerrada en 2010 y durante los últimos años estuvo ocupada por numerosas personas hasta que en octubre de 2016 fue desalojada por la Policía Nacional tras una orden judicial y después de numerosas quejas de los vecinos de la zona, ya que se habían producido altercados, un incendio, robos en los comercios de alrededor e incluso un intento de suicidio de una menor. Al final volverá a sus inicios y el próximo año se convertirá de nuevo en una residencia de la tercera edad junto a una de las vías más importantes de entrada a la ciudad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!