06 de junio de 2019
06.06.2019

Las líneas de cruceros rechazan el estudio sobre contaminación en los puertos

La asociación internacional que engloba a las compañías considera que los resultados publicados no están contrastados científicamente

06.06.2019 | 15:59

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, en inglés) rechaza las conclusiones del informe publicado por Transport & Environment respecto a las emisiones de estos buques en Europa y en el que Palma destaca como segunda ciudad europea más contaminada. Esta organización empresarial considera que los datos analizados no están científicamente contrastados y que las soluciones propuestas son simplistas.

Un día después de que se difundiera el estudio sobre la contaminación que generan los cruceros, CLIA ha manifestado "su preocupación por el hecho de que sus resultados se hayan publicado sin análisis o revisión alguna por parte de la comunidad científica". Además, critica que "las conclusiones publicadas se basan únicamente en suposiciones del autor y no en mediciones y no toman en consideración la utilización de tecnologías de reducción de emisiones a bordo de los buques".

La asociación remarca que "la industria de cruceros ha sido precursora en la implantación de la tecnología de depuración de gases de escape (EGCS). Como consecuencia de este liderazgo, esta tecnología ha madurado rápidamente y actualmente los sistemas EGCS contribuyen a la reducción de las emisiones de óxidos de azufre y de partículas a la atmósfera a toda la industria naviera internacional".

También destaca que es "una industria precursora en la implantación de sistemas de propulsión basados en gas natural licuado" y que "más de un tercio de los barcos de crucero en construcción, 25 en total, lo utilizarán como su fuente primaria de combustible".

Además, esta organización empresarial internacional indica que "más del 70% de la flota de cruceros -152 barcos- utilizan ya sistemas duales, siendo capaces de utilizar combustibles alternativos como el metanol o el biodiésel al tiempo que combustibles fósiles tradicionales. Algunos de estos barcos cuentan incluso con la tecnología necesaria para convertir sus residuos orgánicos en combustible".

CLIA lamenta que todos estos logros, "que no tienen parangón en ningún otro subsector marítimo", no han sido reconocidos en el estudio de Transport & Environment.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!