15 de mayo de 2019
15.05.2019

Emaya inicia las obras del colector que evitará verter aguas sucias al mar

La tubería de 3,2 kilómetros hasta la depuradora del Coll d'en Rabassa comienza en la avenida Gabriel Alomar

15.05.2019 | 02:45
Los primeros trabajos ayer en las Avenidas, frente a Escola Graduada.

La instalación del colector que recogerá las aguas pluviales y las residuales del centro de Palma dio ayer sus primeros pasos, ya que la empresa municipal Emaya inició las obras previas para soterrar esta tubería que evitará los vertidos al mar y el consiguiente cierre de las playas. La canalización medirá 3,2 kilómetros y conducirá las aguas hasta la depuradora del Coll d'en Rabassa, denominada EDAR II. Los trabajos comenzaron ayer en la avenida Gabriel Alomar, en la confluencia con la calle Ricardo Ortega, con la perforación para realizar las catas arqueológicas, debido a que en el lugar de inicio "se encuentra el perímetro por donde discurría la antigua muralla renacentista, de ahí que las obras estarán controladas por un arqueólogo, por si apareciesen restos", explicaron.

En este punto "se instalará la futura arqueta de conexión con la galería existente de aguas mixtas para derivarlas a la depuradora a través del nuevo colector general", añadieron desde Emaya. Cuando se haya determinado el sitio para la arqueta, dependiendo de los hallazgos –unas prospecciones que durarán hasta el día 27–, la empresa adjudicataria empezará las obras de construcción tanto del colector como del depósito de laminación en el Coll, además de la estación de bombeo.

Este importante proyecto tiene un presupuesto de 22,6 millones de euros y la financiación corre a cargo del canon de saneamiento gracias al protocolo de inversiones firmado en 2017 entre Emaya y la dirección general de Recursos Hídricos del Govern balear, que sufraga las obras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!