11 de mayo de 2019
11.05.2019
Urbanismo

El Coll d'en Rabassa tendrá una zona verde, un paseo peatonal y 90 nuevas viviendas

Urbanizan un solar de casi 10.000 metros cuadrados tras la calle Cardenal Rossell que permitirá unir la parte alta y baja del barrio

10.05.2019 | 23:26
Parte del solar donde estará el paseo y la zona verde, con la calle Alfambra al fondo.

El Coll de'n Rabassa tendrá este año una nueva zona verde y un paseo peatonal que unirá la calle José Vargas Ponce con Guasp. A ambos lados de la misma parcela se edificarán 90 viviendas de dos plantas, por lo que el solar de unos 9.600 metros cuadrados lindante a la calle Alfambra (justo detrás de la calle Cardenal Rossell) se transformará por completo y permitirá comunicar la parte alta y baja de esta zona del Llevant palmesano.

Las obras de urbanización se encuentran en pleno apogeo y la canalización bajo el futuro paseo ya está instalada, como muestran las tapas del alcantarillado que sobresalen en el terreno. Al final del nuevo vial, cuyo último tramo será adoquinado, se construirá una escalinata para subir o bajar desde Guasp, según explicó ayer el director del proyecto, Cándido Pena. El arquitecto detalló que se trata de una unidad de ejecución con diversos propietarios, por lo que se ha formado una junta de compensación para crear el paseo y el espacio libre público, con una extensión de unos 1.300 metros cuadrados.

El responsable de la obra, que es ejecutada por la constructora Man, afirmó que la zona verde y el acceso –de unos 1.500 metros– estarán terminados a finales de año. El vial que dará continuidad a la arbolada calle José Vargas Ponce tendrá una primera parte con aceras anchas y una calzada de entrada y salida de las futuras viviendas y un segundo tramo peatonal hasta la escalera.

La construcción de las casas se llevará a cabo posteriormente en cuatro de las cinco fincas en las que se ha dividido la parcela, ya que una de ellas –de 339 metros cuadrados– es municipal. El resto serán promociones privadas de las que se desconoce la fecha de inicio de las obras, debido a que aún no cuentan con el proyecto arquitectónico ni, por lo tanto, la licencia del Ayuntamiento.

Unos 250 residentes


Las viviendas podrán albergar a 255 personas como máximo, tal como indicó el director de la obra basándose en lo establecido en la ficha de la unidad de ejecución del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que señala la densidad máxima de población en dicha parcela. En cuanto a la edificabilidad máxima, asciende a 7.674 metros cuadrados en 3.837 metros cuadrados de superficie del suelo. Estas construcciones solo podrán ser residenciales y plurifamiliares, con planta baja y una altura, según el planeamiento urbanístico, que mantiene en este solar la antigua tipología de casas bajas del Coll d'en Rabassa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!