10 de mayo de 2019
10.05.2019
Multa

Cort sanciona al promotor de los alquileres turísticos de Son Espanyolet con solo 353 euros

La multa a Alzina Living es por obras ilegales y se suma a la impuesta por Turismo al ofrecer más plazas de las permitidas y servicios no autorizados

09.05.2019 | 20:24

La nueva sanción impuesta al promotor que comercializa más de 40 plazas turísticas en el barrio de Son Espanyolet asciende a 353 euros, mucho menos de lo que cuesta una noche en temporada alta en una de sus viviendas. La multa aprobada esta semana por Cort a Alzina Living se debe a la realización de obras ilegales en el inmueble de la calle Alzina 7 y se suma a la reciente sanción de la conselleria de Turismo debido a que comercializa más plazas de las permitidas y servicios que no tiene autorizados.

La plataforma de vecinos de Son Espanyolet denuncia que el gravamen que se le impuso el mes pasado "no ha servido para nada porque continúa existiendo una sobreoferta y sobreocupación, y sigue otorgando servicios que no permite la Ley de Turismo en las viviendas vacacionales, como por ejemplo celebración de eventos, masajes, alcohol, barbacoas y paellas", según detalla el portavoz vecinal, Bartomeu Seguí, y puede comprobarse en la página web del negocio que quita el sueño a los residentes del barrio.

En una veintena de carteles colgados en inmuebles se puede leer 'Son Espanyolet residencial, no turístic' y el portavoz asegura que proseguirán la reivindicación para que esta tradicional zona de casas bajas vuelva a ser tranquila. "No aflojaremos", advierte. Y lo demuestran publicando estos días en redes sociales una foto en la que se observa la terraza de uno de los polémicos alojamientos abarrotada de turistas y donde se puede leer: "calle Porto, 43, Son Espanyolet. Si algún gobernante considera que 16 personas en una terraza con piscina es 'economía colaborativa', que venga a explicarlo a los vecinos". Y añade que tiene autorizadas 12 plazas.

Esta es una de las viviendas multadas por Turismo, además de las denominadas Son Mas y Sant Josep.

La de Porto cuenta con una sanción grave porque se ha producido una reincidencia en la sobreocupación. La conselleria del Govern balear también actuó contra la llamada Can Siete, ya que era comercializada aún en obras, por lo que le fue cancelada la Declaración Responsable de Inicio de Actividad Turística, la conocida DRIAT.

Se trata del mismo inmueble sancionado con 353 euros por el área de Urbanismo, Modelo de Ciudad y Vivienda de Cort. En el texto aprobado por el consejo de la Gerencia del martes se explica que se han realizado obras que "no se ajustan a las disposiciones legales y reglamentarias vigentes en materia urbanística" y que constituye una "infracción grave". El informe detalla que "la planta sótano (de aproximadamente 115 metros cuadrados) es de mayores dimensiones que la que obtuvo la licencia (83 m2). Se ha construido bajo la terraza de la planta baja en lugar de dejar el terreno natural. Este sótano se encuentra compartimentado en tres estancias en vez de ser diáfano, tal como consta en la documentación de la licencia. El sistema constructivo, tanto de la estructura como de las fachadas y particiones interiores no coincide con los indicados en el proyecto de ejecución". Según añade el texto, las obras han sido legalizadas y por este motivo se le ha aplicado una reducción de la cuantía de la sanción del 95%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!