09 de mayo de 2019
09.05.2019
Educación

Mercado Icape: La creatividad más solidaria

La séptima edición del mercadillo solidario reúne a casi un millar alumnos en 40 puestos artesanales

09.05.2019 | 02:45
Mercado Icape: La creatividad más solidaria

Gran variedad de artículos creados con materiales caseros, aunque también juegos de habilidad y puestos de estética llenan la plaza Major y convierten a cientos de estudiantes en comerciantes con un fin benéfico

Dylan y Santi paseaban ayer por la plaza Major con sendas cajas de cartón abiertas y colgadas de sus cuellos con una cuerda. Se podía ver en el interior una muestra de la artesanía creada por ellos y sus compañeros del colegio Manjón. "Estamos promocionando los productos", decían estos alumnos de 4º de ESO mientras ponían en práctica el marketing ambulante para llegar a más clientes. Los 40 puestos distribuidos por la plaza estaban regentados por muchos de los casi 1.000 estudiantes de 19 centros educativos participantes en el consolidado mercado Icape, organizado por el Institut d'Innovació Empresarial y que cumple su séptima edición.

El resto de alumnos curioseaba y compraba en los puestos de los demás centros educativos, cuyo éxito quedó demostrado por la gran afluencia de clientes que se llevaron alguno de los variados artículos creados con materiales caseros. Por ejemplo, las clásicas huchas-cerdito utilizaban como materia prima botellines de agua, había marcos de fotos hechos con palos de polo, pelotas antiestrés realizadas con globos rellenos de harina e imanes de plastilina y cola, entre otros muchos.

Además, como cada año, todo lo recaudado tenía una finalidad solidaria y cada clase se convertía en cooperativa u ONG, en función de si eran de Primaria o ESO, con un nombre propio inventado por los alumnos: Maniestudiants (de es Pil·larí), Pius Suprem, Cide por la India, No més Noma (IES Santa Maria), A Stronger World (Sagrat Cor), Espae x Etiòpia (IES Calvià) o Electroniger eran algunas de las efímeras marcas.

Los jóvenes del IES Llucmajor que cursan el FP de Electricidad sorprendieron con un tablero de madera conectado por detrás con un sistema eléctrico que marcaba la puntuación de quienes querían probar su puntería. No fueron los únicos que ofrecieron juegos de habilidad, ya que también lo hizo el puesto del IES Santa Maria; ni solo había artesanía a la venta, ya que uno se podía hacer un tatuaje en el stand del Sagrat Cor o lucir trenzas y manicura tras visitar a las alumnas de FP de Peluquería del mercadillo más estudiantil, creativo y solidario de Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!