04 de mayo de 2019
04.05.2019
Plagas

Palma incrementa la vigilancia para evitar la proliferación del mosquito tigre

Los meses de mayo y junio son los de mayor riesgo y en los que hay que impedir el desarrollo de las larvas, advierte Cort

04.05.2019 | 00:51

Comienza la época de mayor riesgo para la proliferación de la plaga de mosquitos, entre ellos el temido tigre, y por ello el Ayuntamiento de Palma intensificará las inspecciones de imbornales y lugares donde se queda estancada el agua, explica Pedro Morell, director veterinario de Son Reus.

A diferencia del mosquito común, que está más localizado en la zona de Sant Jordi y Platja de Palma, la plaga del mosquito tigre está extendida por toda la ciudad (se estima que en un 80% cría en propiedades privadas) y para controlarla el Ayuntamiento ya ha comenzado a inspeccionar imbornales, 640 en marzo y más de 1.000 en abril. Con esas inspecciones, también aplica el producto específico para evitar el desarrollo de las larvas allí donde las han detectado. Estas tareas de vigilancia se intensificarán a partir de ahora, comenta Morell, ya que con el aumento de temperaturas se incrementa el riesgo de eclosión larvaria.

La campaña del mosquito tigre se incluye en el nuevo contrato de lucha contra plagas, adjudicado a la empresa Lokímica por 1,6 millones de euros, por lo que las actuaciones no se limitan a la época de más riesgo, como sucedía antes, sino que desde principios de año se está controlando su presencia, aprovechando las revisiones periódicas del alcantarillado de toda la ciudad. A medida que se destapan las alcantarillas para comprobar si hay ratas o cucarachas, también se verifica si hay larvas de mosquito en el agua estancada y se retiran los restos de follaje y materia orgánica, que propician su desarrollo. La ciudad de Palma está dividida en cinco sectores y cada uno de ellos se revisan tres veces al año, aplicando los tratamientos necesarios para controlar las diferentes plagas, señala el veterinario municipal.

De momento, las quejas recibidas por la presencia de mosquitos, tanto tigre como común, son insignificantes, cinco en total en estos primeros meses, pero el director de Son Reus afirma que estas llamadas de los ciudadanos se incrementarán exponencialmente en el momento en que empiecen a picar y que mayo y junio son "los meses más difíciles y cuando más gente tiene que estar vigilando para evitarlo".

Además, para el mosquito común, hay un inspector dedicado a vigilar la zona del Pla de Sant Jordi y ses Fontanelles, que observa el desarrollo larvario, recuerda Pedro Morell.

La primavera no es solo la época propicia para la eclosión de los mosquitos, sino de todas las plagas, comenta el responsable de Son Reus. En Palma, preocupa la presencia de ratas y cucarachas, mucho más mayoritaria en los barrios de Corea, Son Gotleu y Nou Llevant, por lo que en estas zonas se incrementa la frecuencia de aplicación de los plaguicidas. El objetivo es reducir el número de llamadas de ciudadanos para quejarse, síntoma de la gravedad del problema.

En cuanto a las ratas, Morell indica que la existencia de solares abandonados y sucios en la ciudad complica la tarea de acabar con esta plaga. Aun así, los datos que maneja la concejalía de Salud demuestran que el número de quejas ciudadanas por presencia de ratas, mosquitos o cucarachas ha pasado de 3.735 en 2017 a 2.378 en 2018.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!