29 de marzo de 2019
29.03.2019
Movilidad

La plaza de las Tortugas amplía su zona peatonal

El Ayuntamiento instala jardineras para impedir que el tráfico circunde la fuente y reubica frente a Can Puig el carril de acceso a Jaume III y Unió

28.03.2019 | 22:21
Las jardineras y la línea amarilla impiden el giro a la derecha.

La conocida como plaza de las Tortugas amplía el espacio para viandantes. La calzada de salida del tráfico procedente del paseo del Born hacia las calles Jaume III y Unió –la que rodea la fuente– ha sido cortada con la colocación de una hilera de jardineras. El carril de circulación para acceder a las dos citadas vías se ha reubicado frente al casal Can Puig, lindante al carril de bajada. De este modo, toda la zona desde la fuente hasta la terraza del bar Bosch y el inicio del paseo del Born queda libre de vehículos.

La idea del Ayuntamiento es que la denominada plaza de Joan Carles I sea pavimentada con el fin de dar continuidad al paseo, enlazarlo con el obelisco de las Tortugas y que todo el espacio peatonal quede unificado. Sin embargo, esta actuación deberá ejecutarla el próximo equipo de gobierno de Cort que surja de las elecciones de mayo.

Además de las jardineras, se ha señalizado con una línea amarilla la prohibición del giro a la derecha circundando la fuente. La parada de la línea 25 de la EMT que había en la plaza se ha trasladado hasta la vecina calle Unió, mientras que el semáforo que regula el tráfico que se dirige tanto a la avenida Jaume III como a Unió está ahora al final del nuevo carril, tal como indicaron ayer desde la concejalía de Movilidad.

Las modificaciones han sido realizadas después de un periodo de pruebas y tras los habituales cierres circulatorios temporales que se producen de año en año con motivo de las fiestas de Sant Sebastià debido a que en ese lugar se instala uno de los escenarios de los conciertos de la Revetla. La prohibición del giro por ese lado de la plaza nunca ha provocado problemas y el tráfico continuaba funcionando con normalidad, de ahí que el consistorio decidiese hacerlo de forma definitiva, según argumentaron.

El primer paso que facilitó esta peatonalización fue prohibir la entrada de vehículos al centro por la avenida Antoni Maura, excepto los que tienen tarjeta Acire, los transportistas y los taxistas. Como la medida implantada hace tres años sirvió para pacificar la zona, el nuevo cambio ha afectado a un número reducido de automóviles. El área de Movilidad ha remitido a la concejalía de Urbanismo la ampliación de la zona peatonal de la plaza de las Tortugas para que la tenga en cuenta en el plan de usos del emblemático lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!