25 de marzo de 2019
25.03.2019
Diario de Mallorca
Seguridad ciudadana

La Policía de Palma, ante el reto de 130 jubilaciones anticipadas

El incremento de turistas urbanos y de cruceros en pasados años demandan más intervenciones

24.03.2019 | 20:50

La Policía Local de Palma puede tener un déficit claro de efectivos a corto plazo debido a las jubilaciones. Su plantilla no se ha visto incrementada en los pasados años, al no producirse ninguna convocatoria desde el año 2012, en el que se convocaron 35 plazas nuevas, que resuelva el problema de falta de personal para garantizar la seguridad de los ciudadanos de Palma y de los miles de turistas que la visitan cada día.

Es cierto que, en la actualidad, la plantilla cuenta con casi 800 efectivos que pueden cubrir los criterios orientativos planteados por el Govern en el Decreto 28/2015, que solicita que haya 1,5 policías por cada mil habitantes. Hoy por hoy, casi 2 policías por cada 1.000 habitantes defienden la seguridad ciudadana, lo que es considerado por representantes policiales como "suficiente" para cubrir las necesidades de actividad actuales, aunque hay que tener en cuenta que estos números se calculan respecto al censo y no suma a los miles de turistas que llegan a Palma.

Aun así, el Real Decreto 1449/2018 del mes de diciembre abre la posibilidad de que los policías locales puedan optar a una jubilación anticipada dependiendo del tiempo que llevan ejerciendo, pudiendo poner en entredicho la fina estabilidad de la que se goza actualmente.

Jubilaciones a la vista


Hasta 130 efectivos se podrían jubilar en un corto espacio de tiempo, debido al envejecimiento de sus integrantes y a la opción de jubilación anticipada a la que podrán acogerse según la nueva normativa. La posible reducción de hasta un 20% de la plantilla no ha tenido respuesta estos últimos años pero tampoco parece que vaya a hacerse en breve. El único movimiento reciente a este respecto ha sido la incorporación de 96 agentes a las filas locales, aunque simplemente cambiando su condición de interinos para obtener plaza fija, sin que represente ni un solo policía más para el Cuerpo.

Cualquier iniciativa que se plantee, y en estos momentos no hay ninguna a la vista, necesitaría de un plazo de tiempo mínimo de 2 años, desde la convocatoria de plazas hasta que se formen los agentes, lo que representa la amenaza real de que se reduzca sustancialmente el número de efectivos sin que haya tiempo a restituirlos, alterando la delicada estabilidad que existe. Angélica Pastor, regidora del Área de Seguridad Ciudadana, recalca "la necesidad de que se levante el techo de gasto para poder ampliar las plantillas de policías locales". "Cuando se levante, automáticamente sacaremos las plazas necesarias", asegura.

Mientras tanto, la problemática podría acrecentarse en cuanto los policías de mayor edad se acojan a la jubilación anticipada.

La especial idiosincrasia de Palma, que llega a doblar su población en temporada alta por la llegada de turistas, hace que los efectivos policiales se tornen completamente insuficientes para controlar la seguridad de la ciudad. Si no es porque los mismos efectivos participan en una 'Bolsa de Horas Voluntarias', destinada a cubrir dichas necesidades consideradas habituales, no se podría garantizar el servicio. Un parche momentáneo para una situación que se repite cada año y que podría empeorar exponencialmente en el futuro si no se le pone un remedio a corto plazo que garantice la calidad del servicio de seguridad en Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!