23 de marzo de 2019
23.03.2019

La oposición de Podemos obliga a Cort a retirar la nueva ordenanza de mascotas

La portavoz del partido morado ha justificado su negativa a aprobar el texto por la necesidad de consensuarlo con más colectivos

23.03.2019 | 02:45
José Hila, Neus Truyol y Antònia Martín, antes de comenzar la comisión informativa de ayer.

Truyol lamenta que se hayan desperdiciado dos años de trabajo

  • La teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, lamentó al término de la comisión que "Podemos se haya bajado por sorpresa del carro" y que se hayan desperdiciado "dos años de trabajo" de la comisión de seguimiento. Lamentó que, con la actitud del partido morado en esta cuestión, se haya "perdido la oportunidad de aprobar una ordenanza que mejoraba sustancialmente el bienestar animal". Rechazó el argumento de Martín, en el sentido de que no se hubieran recogido las reclamaciones de todos los colectivos afirmando que el texto que finalmente fue aprobado en junta de gobierno y después enmendado "recogía las propuestas presentadas por los distintos colectivos y se habían aceptado todas". Además, recordó que la aprobación del próximo jueves no era la definitiva, sino que tras ella se abría el período de información al público en el que tanto particulares como entidades y partidos políticos podrían haber planteado sus alegaciones. De esta forma, la nueva norma podría haber sido aprobado definitivamente al principio del próximo mandato.

Saltó la sorpresa en la comisión de Urbanismo y Medio Ambiente previa al pleno de la próxima semana. Las discrepancias en el seno del equipo de gobierno, en especial por parte del grupo municipal de Podemos, obligaron a la teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar animal, Neus Truyol, a retirar la nueva ordenanza de tenencia de animales, que debía ser aprobada inicialmente en el pleno del jueves.

La presidenta de la comisión, Neus Truyol, después de mantener una reunión previa con sus socios del equipo de gobierno, lo que provocó que la comisión se iniciara con un retraso de más de un cuarto de hora, anunció la retirada del texto aprobado por junta de gobierno.

Truyol dejó claro que la retirada se debía a la negativa de Podemos de aprobar el texto tal como está redactado, bajo la amenaza de quedar en minoría en el pleno por el voto negativo de los concejales del grupo morado. Para este partido, las 25 enmiendas presentadas por el equipo de gobierno, que enmendaban el texto inicial y que estaban avaladas con la firma del concejal Aligi Molina, que formaba parte en representación del partido de Pablo Iglesias, de la comisión creada hace un año para el estudio de la nueva norma, no son suficientes para proseguir con la tramitación.

La portavoz de Podemos, Antònia Martín, explicó que se si bien se ha realizado un buen trabajo a lo largo de estos meses para alcanzar un acuerdo con los distintos colectivos implicados y que se trata de una normativa "importante y muy necesaria", considera que se debe dejar su aprobación para el próximo mandato con el fin de consensuar su contenido con más colectivos animalistas que han manifestado sus discrepancias con algunos aspectos de la nueva norma. Según explicó Martín, una vez finalizada la comisión, las discrepancias no se deben a una cuestión concreta de la ordenanza sino que "queremos abrirla más al consenso".

Agradecimiento del PP

Desde el grupo municipal del PP, el concejal Javier Bonet, agradeció la postura de Podemos, porque consideró que se deben alcanzar acuerdos con más colectivos antes de su aprobación definitiva, de ahí la presentación por parte de su grupo de una enmienda a la totalidad.

Igualmente, el portavoz de Ciudadanos, Josep Lluís Bauzá, manifestó su postura favorable a la retirada y puso de relieve que se trata de una normativa "que no convence ni al propio equipo de gobierno porque ellos mismos han presentado 25 enmiendas". La comisión comenzó un cuarto de hora más tarde sobre el horario previsto en un intento de alcanzar un acuerdo en el último minuto entre los socios del pacto.

Una de las cuestiones más espinosas de la nueva norma de tenencia de animales consiste en la limitación a tres del número máximo de perros y gatos que puede haber en un piso y de cinco en una vivienda unifamiliar.

Dada la proximidad de las elecciones municipales y los plazos necesarios para aprobar definitivamente una nueva ordenanza municpal, la de tenencia de animales no hubiera podido entrar en vigor antes de finalizar el presente mandato, puesto que aún faltaba el trámite de exposición al público y su aprobación definitiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!