11 de diciembre de 2018
11.12.2018
Proyecto

Estudian convertir la antigua fábrica Gorila en residencia de estudiantes

Ya se han mantenido los primeros contactos entre la propiedad del inmueble, la familia Sampol, con el rectorado de la UIB, el Consejo Social de la institución educativa y el ayuntamiento de Palma

10.12.2018 | 22:00
El edificio de la antigua fábrica de zapatos Gorila se incluyó en el catálogo municipal en 2011.

La Universitat de les Illes Balears y los propietarios de la antigua fábrica de zapatos Gorila situada en la barriada de La Soledat negocian la conversión de estas instalaciones en desuso desde hace años en una residencia universitaria para estudiantes.

El ayuntamiento de Palma ya ha sido consultado por los promotores de la iniciativa y, según fuentes del equipo de gobierno, estarían dispuestos a facilitar su materialización tramitando los instrumentos urbanísticos necesarios para que la idea pueda convertirse en realidad.

Estas antiguas instalaciones industriales están situadas cerca de la fábrica de Can Ribas, que se quiere convertir en un polo de atracción creativo para el Nou Llevant y La Soledat.

Si bien aún no se ha presentado un proyecto concreto, la propiedad de las instalaciones, la familia Sampol, pretende también que se puedan destinar varias salas para la realización de actos y promociones.

Instalaciones saturadas


Ya se ha realizado una primera visita en la que han participado representantes de la UIB, arquitectos de la propiedad, del ayuntamiento de Palma y del Consell Social de la Universitat, ente que reclama, al igual que el rectorado, la construcción de una nueva residencia universitaria en Palma dado que la existente en el campus se encuentra en estos momentos saturada debido a la elevada demanda existente por el alza de los precios de alquiler y la implantación de nuevos estudios como los de medicina. A petición de Arca el edificio de la antigua fábrica de zapatos Gorila se incluyó en 2011 en el catálogo municipal de inmuebles de interés histórico, artístico o arquitectónico, por ser uno de los pocos ejemplos de arquitectura industrial racionalista que todavía quedan en Palma, por lo que no puede demolerse.

El inmueble fue construido en 1938 por el arquitecto Guillem Muntaner y es una de sus obras más importantes, según señala el experto Miguel Seguí Aznar. Su estilo racionalista se combina con rasgos regionalistas, por lo que el inmueble puede ser calificado como de "ecléctico".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

¡Síguenos en las redes!