05 de diciembre de 2018
05.12.2018

Emaya despide al sindicalista de Més implicado en la trama de falsos títulos

Una vez cerrado el expediente se considera probado que ayudó en la presentación de una falsa acreditación de catalán

05.12.2018 | 13:15
El despido se propondrá en el próximo consejo de administración.

La dirección de la Empresa Municipal d'Aigües i Clavegueram (Emaya) propondrá al próximo consejo de administración el despido de otros dos trabajadores implicados en la trama de falsificación de títulos para trabajar en la empresa. Uno de ellos es José Maria García Hernández, sindicalista de CC OO, afiliado a Més y expresidente del comité de empresa del área de Aguas.

Una vez concluido el expediente disciplinario a este trabajador, que ha durado más tiempo porque, por ley, los plazos para la presentación de alegaciones son más dilatados cuando se trata de un representante sindical, se considera probado que García "era conocedor y ayudó en la presentación de un documento falso de acreditación de catalán A2, por parte de uno de los trabajadores de los tres ya despedidos". Esta titulación, tal como se recuerda desde la empresa, era un requisito indispensable para participar en la convocatoria. Por tanto, "era consciente del engaño a la empresa por parte de un trabajador que no reunía los requisitos de la convocatoria".

Se trata de una infracción "muy grave" y una conducta "que atenta de forma muy grave contra la buena fe que debe presidir cualquier relación laboral, y que comporta una especial gravedad por tratarse de un miembro del comité de empresa y de la comisión de trabajo de Emaya", concluye la empresa.

La otra propuesta de despido que la dirección presentará al próximo consejo de administración afecta a un peón del área de Calidad Urbana por haber presentado un falso título de catalán, del nivel A2, que era uno de los requisitos de la convocatoria de una bolsa de peones especialistas de agua, a la que optó en junio de 2016.

Según la empresa, este documento falso se detectó en el marco de las comprobaciones realizadas a raíz de haber comprobado la existencia de seis documentos falsos en una convocatoria para un bolsín de trabajo de este año. Se remitieron los datos a la dirección general de Política Lingüística, que comprobó este nuevo caso de falsificación, junto con otro que no correpondía a un trabajador de Emaya, sino que era un participante en la convocatoria.

Desde que se destapó el escándalo de falsos títulos, la empresa ha detectado, por el momento 10 casos. Tres de ellos fueron despedidos en el útimo consejo de administración, a los que se sumarán estos dos nuevos, que se aprobarán previsiblemente en la próxima reunión de este órgano de dirección de la empresa. Las cinco personas restantes ya no trabajan en la empresa y no podrán volver hacerlo. En todos los casos se ha remitido la documentación a la Fiscalía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!