05 de noviembre de 2018
05.11.2018

El Rastrillo Solidario de Son Dameto se hará el sábado 10

El rastro se tuvo que aplazar el pasado 27 de octubre por las intensas lluvias y tendrá lugar en el parque del barrio

05.11.2018 | 15:00

El Rastrillo Solidario de Son Dameto tendrá lugar el próximo sábado 10 de noviembre, entre las 9 y las 17 horas, tras su aplazamiento, por causas metereológicas, del pasado 27 de octubre. El baratillo, que este año cumple su XXV edición, se hará en el Parque de Son Dameto, situado entre las calles Martí Boneo y Antoni Riera i Xamena.

El Rastrillo, que a lo largo de sus 25 años de existencia, se ha volcado en ayudar a víctimas de catástrofes en diversos lugares del mundo, como Haití o Nueva Orleans, este año quiere mostrar su solidaridad con los habitantes de Sant Llorenç, Artà, Son Carrió y s'Illot que han sufrido pérdidas humanas y materiales por la lluvia torrencial. Parte de la recaudación estará destinada a los damnificados por las inundaciones del pasado 9 de octubre, que causaron 13 muertos y pérdidas materiales millonarias.

En la edición de este año se pondrán a la venta enseres del hogar, cuadros, ropa, juguetes, zapatos, libros, objetos de regalo y un sinfín de cosas más a precios muy ventajosos.

En este cuarto de siglo, entre 1994 y la actualidad, se han atendido numerosos proyectos en Mallorca en concepto de becas, ayuda a la infancia, libros, ropa, alimentos, medicinas, atención médica, alquileres, reparaciones e instalaciones del hogar para personas desfavorecidas. Entre las entidades mallorquinas que han recibido fondos para sus proyectos destacan las siguientes: Padre Montalvo, Es Pinaret, Acción Social de la Parroquia de Sant Pau, Aulas de Castellano de Son Dameto, Pastoral Penitenciaria, Organización Zaqueo, Talleres Verge de Lluc, Centro de Alimentos, Cáritas, Ayuda a Refugiados, Hermanas Oblatas, Religiosas Adoratrices, Religiosas del Sagrado Corazón y Hermanas Franciscanas.

Los proyectos fuera de Mallorca también han servido para ayudar en concepto de hospitales, vivienda, lavandería, asistencia para terremotos, inundaciones y huracán, becas para comedor, taller de fisioterapia, centro penitenciario, medicinas, residencias, escuelas, reconstrucción de viviendas, granjas de autoabastecimiento y literas para residencia. Varios países de Hispanoamérica, la ciudad norteamericana de Nueva Orleans, así como Burundi y Chad han recibido dinero de la recaudación de los distintos rastrillos, fondos siempre destinados a proyectos concretos.
La recaudación global en este cuarto de siglo supera los 240.000 euros, que, bien administrados, han dado para decenas de proyectos.

La Parroquia de Sant Pau y la Asociación de Vecinos de Son Dameto piensan seguir con el Rastrillo Solidario mientras las fuerzas aguanten. En cada edición se movilizan más de cien voluntarios y a lo largo de todo el año dos grupos (de libros y ropa y otros objetos) clasifican y ordenan los donativos de cientos de personas de toda Mallorca.
El lema de este año es "Aprendiendo a Ayudar", como síntesis del camino seguido en estos 25 años y de las etapas que quedan por andar en esta ruta solidaria.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!