11 de octubre de 2018
11.10.2018

Cort continuará con los derribos de Son Banya, aunque revisará las ayudas "caso por caso"

También redefinirá una de las condiciones del plan con el fin de que se puedan incluir las personas que ya han cumplido con la justicia

11.10.2018 | 16:18
Unos 50 pobladores de Son Banya se han manifestado este mediodía en Cort.
"Medio, medio". Ha respondido Manuela Cortés tras la reunión mantenida con el alcalde de Palma, Antoni Noguera, sobre los desalojos del poblado de Son Banya.

Cortés, junto con otras tres personas acompañadas por un abogado, han accedido este mediodía a la antesala de alcaldía para reunirse con la primera autoridad municipal, la concejala de Bienestar Social, Mercè Borràs, y el director general del área, Joan Antoni Salas. Afuera les esperaban medio centenar de personas que residen el en poblado de Son Banya, acompañadas por varios menores,

Querían arrancar del alcalde el compromiso de paralizar los derribos que se están ejecutando en el poblado en aplicación de 45 órdenes judiciales de desahucio hasta que todos los afectados dispusieran de casa y trabajo.

No lo han conseguido, puesto que tanto el alcalde como la concejala de Bienestar Social, al término de la reunión, han manifestado que los derribos van a continuar con el programa previsto, aunque se han comprometido a revisar "caso por caso" las ayudas a las que pueden acogerse las familias del poblado.

Según la representación de Son Banya hay familias afectadas que no disponen de bienes ni de trabajo, que deberían incluirse en el programa municiapal que concede hasta un máximo de 1.000 euros mensuales para pagar el alquiler de una vivienda fuera del poblado en los próximos cinco años, siempre que la familia en cuestión cumpla con una serie de requisitos. Entre ellos, el posible perceptor, además de carecer de otros bienes, no este incurso en un proceso judicial o no tenga causas pendientes con la justicia por motivio del narcotráfico.

También se va a revisar la redacción de este punto con el fin de que quede claro que, en el caso de que se haya cumplido la pena impuesta, y la persona en cuestión cumple con las demás condicioens, también puede ser objeto de ayuda. Incluso cabe la posibilidad de que las personas que se enuentren en situación de tercer grado y que estén en una situación de especial vulnerabilidad también puedan ser ayudadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!