06 de octubre de 2018
06.10.2018

Las 17 familias okupas de Corea exigen al Ayuntamiento un alquiler social

Los habitantes del bloque VIII contratan un perito para confirmar si el edificio está en ruina

06.10.2018 | 02:45
Los okupantes del bloque VIII, ayer frente al edificio de Corea.
Las 17 familias que okupan el bloque VIII de Corea, el edificio que Cort derribará para construir una zona verde, exigen un alquiler social a cambio de abandonar las viviendas. Los afectados, entre los que hay una veintena de niños, han contratado a un perito para que confirme que el inmueble se encuentra en malas condiciones, tal como afirma el Ayuntamiento, que lo ha declarado en ruina. El lunes envió a otro especialista en arquitectura para certificar cuál es el estado del bloque, situado en la confluencia de la calle Infant Pagà con Alfons el Savi.

Los okupantes se reunieron ayer por la tarde frente al edificio para decidir qué pasos dar ante el futuro desalojo, aunque tienen claro que si su perito concluye que pueden continuar residiendo en los pisos, no se marcharán. Según uno de los portavoces, Máximo Parras, el experto del consistorio le dijo que la casa que okupaba él y su familia "está en condiciones para vivir".

"No nos podemos quedar en la calle con tres o cuatro niños cada familia, como hay aquí. Que nos den una solución, un piso con un alquiler que se pueda pagar", tal como pidió acompañado por el resto de afectados y miembros de la plataforma Stop Desahucios, Joan Segura y Alma Vives. Otro de los okupantes, José Carlos Rodríguez, pidió al consistorio que no les "engañe". "Las casas no se van a caer", aseguró, debido a que de lo contrario ya les habrían sacado de allí, según argumentó. "No nos vamos a ir, porque en la calle no nos vamos a ver", concluyó tras pedir ayuda a Cort.

La mayoría de las familias que han okupado el bloque VIII se han mudado a lo largo de este año, mientras se han desarrollado las negociaciones de los responsables municipales con los dueños del resto de las viviendas. Muchos de los nuevos habitantes son de la barriada y han "pegado la patada en la puerta", según las palabras de Parras, ante la imposibilidad de encontrar un alquiler asequible en la ciudad.

"Desahucio exprés"

Segura, uno de los portavoces de Stop Desahucios, aseguró que su colectivo no consentirá "ningún desahucio exprés sin que Cort ofrezca una alternativa y siempre después de lo que diga el perito" contratado por los okupas, quien acudirá el lunes a inspeccionar las viviendas. Otro de los afectados propuso que el Ayuntamiento les alquile las viviendas vacías de la zona que está reformando con fondos de la Unión Europea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!