25 de septiembre de 2018
25.09.2018

Cort limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora en los barrios del Rafal y el Vivero

La medida pretende "equilibrar la balanza entre los peatones, los ciclistas y los vehículos" y pacificar el tráfico

25.09.2018 | 12:47
Cort limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora en los barrios del Rafal y el Vivero

El apunte

  • Se ha comprobado que las bajas velocidades reducen la congestión

    El concejal de Movilidad, Joan Ferrer, explicó que los expertos aconsejan la señalización de las zonas 30 por varios motivos. En primer lugar,  se ha comprobado que la velocidad máxima del vehículo para que los peatones no sufran lesiones graves en caso de colisión es de 30 kilómetros por hora. Asimismo, se ha observado que las velocidades más lentas mejoran el flujo de tráfico y reducen la congestión. Igualmente, el concejal explicó que “en una colisión en la que el automóvil circula a 50 kilómetros por hora, el peatón solo tiene un 20% de posibilidades de supervivencia, ya que equivale a caer de una altura de 10 metros (más de tres pisos). Por contra, a 30 kilómetros por hora, la posibilidad de supervivencia es del 90%. Por su parte, el asesor del distrito de Llevant, Daniel Oliveira, explicó que muchos vecinos se habían quejado de la velocidad de los vehículos.

Los barrios del Rafal Nou y Vell y del Vivero se convertirán en una zona 30. De esta forma se limitará la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora en las calles situadas en el interior del perímetro comprendido entre el Torrente Gros, la calle Aragó, la Vía de Cintura y las calles Biniamar y Son Gibert, con el fin, tal como ha explicado el concejal de Movilidad de Cort, Joan Ferrer, de pacificar el tráfico en esta zona y "equilibrar la balanza entre los peatones, los ciclistas y los vehículos".

La propuesta se enmarca en la medida estratégica número 10 del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS). Se considera que en estos tres barrios se cumplen las características establecidas para su conversión en zona 30: son zonas mayoritariamente residenciales, en las que abundan los pequeños comercios y que sus calles tienen una función de movilidad local más importante que la circulación.

Ferrer ha explicado que el área de Movilidad está redactando en estos momentos el proyecto y se pretende que se pueda licitar la obra durante el presente año para que puedan comenzar el próximo. El presupuesto previsto es de 205.000 euros. Se trata de uno de los proyectos ganadores de los presupuestos participativos del presente año.

Los accesos a la zona 30 estarán delimitados y señalizados. En el proyecto se plantean un total de 16 puertas de acceso del tráfico rodado a la zona. En el interior se ha previto incrementar la señalización vertical, que reforzará la simbología horizontal que se instalará. En total se ubicarán 82 señales de zona 30 de gran formato complementadas con el correspondiente símbolo horizontal.

También se señalizarán 16 pasos de peatones resaltados, de los cuáles cinco se ubicarán en las rotondas de Mare de Déu de Montserrat, Indalecio Prieto, Camí Salard y Biniamar. El resto se situarán en los viales de entrada desde la calle Aragó: Mare de Déu de Montserrat, Alber, Lledoner, Gessamí, Ametler, Caminer, Beethoven, Lanzarote, Rivadàvia, Calobra y Curtitxo.

El proyeccto incluye también la señalización de un itinerario ciclista para conectar el carril bici de la calle Biniamar con el itinerario ciclista de Son Cladera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!