28 de marzo de 2018
28.03.2018
Seguridad ciudadana

La Policía seguirá decomisando el género y multando a los vendedores ambulantes

El artículo 80 de la actual ordenanza de ocupación de la vía pública se incluirá en los mismos términos en la antibotellón

27.03.2018 | 23:24
Los vendedores se concentraron el año pasado en el Parc de la Mar y la zona portuaria.

La Policía Local seguirá multando y decomisando el género a las personas que se dediquen a la venta ambulante ilegal. El acuerdo del equipo de gobierno del ayuntamiento de Palma alcanzado hace dos semanas a instancias de la concejala de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor, así lo contempla, puesto que se va a trasladar casi íntegramente, aunque no necesariamente, el artículo 80 de la actual ordenanza de ocupación de la vía pública o de terrazas, a la del uso cívico del espacio público, conocida como antibotellón, que también se está revisando.

La concejala de Turismo y Comercio de Cort, Joana Maria Adrover, manifestó que, con esta medida, el equipo de gobierno no pretende criminalizar al colectivo de personas que se dedican a la venta ambulante irregular, "porque en muchos casos son víctimas de mafias y lo están pasando mal, puesto que esta actividad es la única alternativa que tienen para vivir".

Llamamiento


Por ello, hizo "un llamamiento" a todas las instituciones implicadas en el problema "puesto que no es normal que haya personas que no tengan regularizada su situación legan en España y, en consecuencia, no tengan otra forma de ganarse la vida que dedicarse también a una actividad no regularizada administrativamente".

La regidora insistió en que estas personas no pueden firmar un contrato de trabajo aunque lo tengan, puesto que no tienen papeles, por lo que, desde el Ayuntamiento, liderados por el área de Igualdad que dirige el concejal Aligi Molina, "estamos intentando hacer todo lo posible para ayudarles".

Dicho lo anterior, y una vez decidido que la regulación de esta actividad se eliminará de la ordenanza de terrazas por la insistencia a de la teniente de alcalde de la Función Pública, Aurora Jhardi, desde la conselleria de Seguridad Ciudadana y la de Comercio, se insistió en la necesidad de que la Policía Local tuviera las herramientas necesarias para seguir combatiendo esta actividad irregular.

Desde el Ayuntamiento, Adrover insistió en que, paralelamente, tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil deben luchar para erradicar las mafias existentes en este sector y, tal como reclaman también desde las patronales del pequeño comercio Afedeco y Pimeco, se actúe de forma implacable contra las ventas fraudulentas de género falsificado.

En relación a la propuesta del sindicato UGT para que se habiliten espacios en los que se permita que estos vendedores puedan ejercer la actividad, Adrover afirmó que "desde el Ayuntamiento no podemos apoyar una práctica que supone una competencia desleal para el comercio legalmente establecido y que paga sus impuestos".

De todas formas, la concejala manifestó que, en su opinión, "a los comerciantes les preocupan más las grandes superficies comerciales que la actividad de los vendedores irregulares".

Tal como ha acordado el equipo de gobierno la modificación de la ordenanza sobre el uso cívico de los espacios públicos (antibotellón) se va a aprobar inicialmente en el pleno del próximo mes de abril, al igual que de las terrazas.

La regidora de Seguridad Ciudadana, Angélica Pastor explicó que la nueva norma antibotellón, además de incorporar la regulación de la venta ambulante irregular, incluirá medidas tendentes a evitar la actividad de ocio en la vía pública en las zonas denominadas de gran afluencia turística, entre las que se incluye la Platja de Palma y varias zonas del centro de la ciudad. Con ello se pretende introducir en esta norma aprobada por el gobierno municipal de Aina Calvo una serie de medidas que permitan luchar más eficazmente contra el denominado "turismo de borrachera".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!