26 de enero de 2018
26.01.2018
Sa Torreta

Los taxis blancos de Palma

25.01.2018 | 22:06
Los taxis pasaron del negro y marfil al blanco.

¿Por qué los taxis de Palma son de un soso color blanco? Los vehículos de transporte público son una seña de identidad de algunas ciudades. en Nueva York todo el mundo los identifica con el amarillo, un color fácil de distinguir.

En Barcelona conjugan el negro con el amarillo. La decisión se tomó en 1929 con motivo de la Exposición Universal que se celebraba en la capital catalana. El objetivo era que fuesen fáciles de reconocer por parte de los miles de visitantes que acudieron al evento. No es la única urbe en los que se identifican de esta manera. Alejandría, en Egipto; Buenos Aires y Rosario, en Argentina, y otras capitales combinan igual que Barcelona.

En Londres eran tradicionalmente negros, aunque hoy se permiten otros colores. Su característica principal es la carrocería, un modelo especial conocido como LTI TX5 en su edición más moderna.

En Tailandia, los taxis son de colores muy diversos y llamativos, aportan alegría a las calles y son un atractivo turístico.

En Ciudad de México son verdes y blancos. En Costa Rica, rojos? La lista podría continuar hasta casi el infinito.

Y en Palma son blancos, sosos y no fáciles de identificar por los turistas. ¿Por qué? Hubo un tiempo en que combinaban el negro en los laterales y el marfil en la parte central. Después, Ramon Aguiló, un alcalde que pensaba en moderno, defendió que una ciudad turística debía ofrecer una imagen mediterránea y alegre. Con esta intención se diseñó una imagen para todos el mobiliario urbano y los vehículos públicos. Autobuses y taxis iban a tener una combinación de colores verdes, azules naranja, todo en tonos pastel para transmitir amabilidad.

Entonces había comenzado el acoso al primer alcalde socialista de Palma. Los ataques se centraron en la llamada pastanaga, un logo que mezclaba una P con una palmera. Los colores alegres y modernos fueron una víctima colateral. Los taxistas argumentaron, además, que pintarlos encarecía los costes de adquisición y de posterior venta. Palma tiene los taxis blancos por política y por dinero. Como siempre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!