25 de enero de 2018
25.01.2018
Ocupación de la vía

El desacuerdo en el tripartito de Cort retrasa la ordenanza de terrazas

La teniente de alcalde Aurora Jhardi espera alcanzar un pacto, con la intermediación del alcalde, Antoni Noguera, antes de que finalice el presente mes para que se pueda aprobar inicialmente en el pleno de febrero

24.01.2018 | 21:32
La nueva norma solo permitirá toldos anclados a la pared o sombrillas, como las de la imagen.

El desacuerdo entre los partidos que conforman el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Palma (PSOE, Més y Podemos) ha retrasado un año la aprobación de la modificación de la ordenanza de ocupación de la vía pública con mesas y sillas.

La teniente de alcalde de la Función Pública, Aurora Jhardi, confía, no obstante, en que se alcance un acuerdo en los puntos que todavía no están cerrados antes de que finalice el presente mes de febrero.

El alcalde, Antoni Noguera, se ha implicado en la consecución de este compromiso, con el fin de que la nueva ordenanza de terrazas se pueda aprobar inicialmente en el pleno del próximo mes de febrero y definitivamente antes de que comience la temporada alta.

Si no se alcanza este acuerdo, será muy difícil que las modificaciones restrictivas en cuanto a la ocupación de la vía pública que se quieren introducir en la actualización de la norma se puedan aplicar antes del próximo mes de mayo.

Jhardi reconoce que son tres las cuestiones que aún no se han cerrado en el seno del equipo de gobierno. Estos desacuerdos dificultan su aprobación por la junta de gobierno municipal para después trasladarlas al pleno: los horarios de las terrazas, las características de los toldos y su cerramiento y la distancia que se debe dejar en las aceras para los peatones.

En relación al primer punto, la Defensora de la Ciudadanía, junto con la Federació de Veïns de Palma, han propuesto adelantar el horario de cierre de las terrazas. En concreto, han solicitado que entre el día 1 de noviembre y el 30 de abril solo puedan estar abiertas entre las 8,00 y 23,00 horas los días laborables y de 8,00 hasta las doce de la noche los viernes, sábados y vísperas de festivos. En la ordenanza actualmente en vigor no hay diferencia entre el horario de verano y el de invierno y se permite una hora más los días laborales y otros 30 minutos los viernes, sábados y vísperas de festivos.

Asimismo, si bien se va a mantener la desaparición de los toldos separados de las fachadas con más de un punto de apoyo, se debe acordar el plazo de carencia que se permitirá para que los establecimientos que actualmente disponen de estas estructuras las sustituyan por sombrillas o por toldos anclados a las fachadas.

Se baraja la posibilidad de que, una vez aprobada la nueva ordenanza, se concedan dos años y medio de plazo para eliminar los toldos de varios pies o no sujetos a las fachadas, puesto que se considera que este es el tiempo de amortización de la inversión realizada. En cualquier caso, los nuevos permisos para ocupar la vía pública con mesas y sillas ya no posibilitarían la instalación de estas estructuras.

Otra cuestión polémica sobre la que aún se debe alcanzar un acuerdo en el seno del tripartito es la relacionada con los metros que deben quedar libres para los peatones en las aceras. La Federació d'Associacions de Veïns de Palma proponía no autorizar terrazas en aceras de menos de cuatro metros, puesto que consideran que, como mínimo, los peatones deben disponer de tres. Lo anterior supondría no poder autorizar prácticamente ninguna ocupación en toda la ciudad, por lo que el equipo de gobierno propone que la anchura de la acera se determine en función de las características de cada barriada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!