Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palmario

La transformación de Palma ya ha comenzado

Un espectáculo circense con la luz roja.

Un espectáculo circense con la luz roja. T. o.

Antes de finalizar 2017, día sí y día no, el alcalde y los concejales del equipo de gobierno presentaban iniciativas que se iban a desarrollar a lo largo de 2018, que calificaban invariablemente como de “históricas”. Una vez comenzado el año, ya entramos de lleno en el cambio anunciado y, al menos el alcalde, Antoni Noguera, ha cambiado su coletilla de “día histórico” por la de que se trata de una jornada en la que “comienza la transformación de la ciudad”. Ya utilizó esta fórmula el pasado lunes, en el acto de presentación de la propuesta arquitectónica ganadora para la nueva residencia para personas mayores dependientes de Son Martorell. Un acto al que acudieron la plana mayor de las tres instituciones que van a hacer posible esta infraestructura: el Ayuntamiento de Palma, que ha cedido el local (por cierto, nadie supo decir cuál es su valor), y el Govern balear y el Consell de Mallorca que financiarán el centro a partes iguales, aunque después lo gestionará la institución insular.

Los Gegants más populares

La iniciativa del alcalde, Antoni Noguera, que ha conseguido sacar de forma alterna dos de las tres parejas de Gegants de la Sala a la plaza de Cort entre el día dos de enero y el día del patrón de la ciudad, Sant Sebastià, está teniendo un considerable éxito. Son numerosas las personas, de todas las edades, tanto turistas como residentes en Palma o en Mallorca, que se ven gratamente sorprendidas por las figuras gigantescas y no dejan pasar la oportunidad de fotografiarse con ellas junto al banco Sinofós.

Entretenimiento en los semáforos

Circular por la ciudad a veces puede ser gratificante. Como cuando te encuentras, parado en un semáforo del paseo Mallorca, con este espectáculo circense de contorsionistas que amenizan la espera, a cambio de pedirte después una propina. En otros puntos de la ciudad actúan malabaristas.

Compartir el artículo

stats