21 de octubre de 2017
21.10.2017

La Defensora denuncia la ausencia de directrices para aplicar las ordenanzas

Moilanen afirma que en la Policía Local existe "frustración" por la falta de orientaciones claras en materia de ruidos, ocupación de la vía pública, músicos callejeros y control de las obras

21.10.2017 | 02:45
Las molestias y el ruido en la denominada Ruta Martiana se mantienen.
Nuevo varapalo de la Defensora del Ciudadano de Palma, Anna Moilanen, a la gestión del tripartito de Cort. En la comisión de Sugerencias y Reclamaciones celebrada ayer la Defensora denunció que la Policía Local carece de "directrices claras" para actuar de forma efectiva para garantizar el cumplimiento de las ordenanzas municipales, en especial en lo que respecta al control de ruidos, la ocupación de la vía pública por mesas y sillas, la presencia de músicos en la calle y el control del horario de las obras.

Según Moinalen, esta situación, que se viene arrastrando desde hace años, provoca que los agentes de la Policía Local que acuden al lugar tras haber recibido quejas ciudadanas "se sientan frustrados".

A raíz de la última reunión de la comisión de Ruidos y Salud, la Defensora pudo constatar que los agentes de la Policía Local que acuden en primera instancia cuando se produce una denuncia "no son los que resuelven" y para poder actuar "necesitan disponer de instrucciones claras". De hecho, aseguró que, por ejemplo, la nueva regulación que se está preparando para los músicos callejeros, no va a ser efectiva "si no va acompañada de instrucciones con la voluntad de que se hagan cumplir".

Lo mismo ocurre, según la defensora, "con los centenares de obras que se están realizando en la ciudad", puesto que no basta que dispongan de la correspondiente licencia, también deben cumplir con la normativa de horarios.

En el caso de los ruidos, se ha constatado el mantenimiento de la problemática en la denominada Ruta Martiana, que afecta a varias calles del Centro Histórico situadas en las inmediaciones de Cort. Según Moilanen, los agentes afirman que "es fácil controlar el ruido que se genera en un determinado local", aunque la cosa se complica cuando quienes provocan las molestias sonoras son los clientes de estos establecimientos que están en la calle.

Llamó la atención también sobre la falta de control de la ocupación de la vía pública con mesas y sillas y del sistemático incumplimiento de los establecimientos de disponer de un cartel visible con la ocupación autorizada.

Con el fin de encauzar la solución de estos problemas "enquistados", instó a construir "espacios multidisciplinares" entre las distintas áreas municipales y a abandonar la práctica habitual de los departamentos consistente en pasarse los problemas de uno a otro alegando que la competencia no les corresponde. Al respecto, explicó que, por ejemplo, cuando un ciudadano o una entidad solicita a Cort un escenario o la aportación de sillas y mesas para realizar un determinado acto, lo pide al Ayuntamiento, por lo que "no es de recibo" que se les obligue a peregrinar entre Infraestructuras, Participación Ciudadana y Gobierno Interior.

Asimismo, Moinalen instó al alcalde, Antoni Noguera, a impulsar y apoyar la creación de la oficina unificada de inspección propuesta por el teniente de alcalde de Modelo de Ciudad, José Hila, que aglutinaría las competencias de las áreas de Salud, Policía Local y Urbanismo en materia de ruidos, obras, licencias de actividades y de salubridad pública, entre otras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine