15 de septiembre de 2017
15.09.2017
Normativa

Cort incumple su plan para combatir el ruido nocturno

La propuesta aprobada por el equipo de gobierno el año pasado establece la adopción de medidas contra las molestias generadas en las zonas de ocio e incluye una zonificación específica, que el Ayuntamiento aplaza

14.09.2017 | 21:52
La calle Fàbrica es una de las vías conflictivas por el ruido generado por las actividades de ocio.

El Ayuntamiento de Palma incumple su Plan de Acción contra el ruido aprobado el año pasado, puesto que ha decidido aplazar la elaboración de un mapa específico que detecte las zonas altamente contaminadas acústicamente debido a la actividad de ocio nocturno.

La zonificación acústica aprobada en la junta de gobierno del miércoles de esta semana no incluye la elaboración de este mapa específico. No obstante, la teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Medio Ambiente, Neus Truyol, manifestó que la determinación de estas zonas de conflicto no son objeto de este documento. Indicó asimismo que la detección de las zonas de ocio conflictivas por la generación de ruidos corresponde a la concejalía de Salud, que es la que dispone de la información referente a las denuncias generadas por los establecimientos.

Por su parte, la concejala de Salud, Antònia Martín, explicó que en estos momentos su departamento está volcado en conseguir que los expedientes abiertos contra locales concretos se tramiten con agilidad.

Según Martín, "los problemas derivados del ruido generado por el ocio nocturno se deben más a locales concretos que a la problemática existente en una determinada zona, por lo que nuestra prioridad es la de agilizar al máximo los expedientes sancionadores".

Problemas de personal


Martín explicó que su departamento ha tenido problemas de personal, que aún arrastra, y recodó que ha estado más de un año sin un ingeniero que pueda informar sobre los expedientes de ruido, hecho que retrasa considerablemente la tramitación de las denuncias.

Desde hace unos meses ya dispone de este técnico, aunque considera que, para las necesidades del servicio, se debe contratar a otro profesional.

Aseguró que su departamento no renuncia a la realización del mapa específico del ruido nocturno, aunque "este mandado será el del trabajo de base, de estructuración del servicio y de la organización", puesto que en estos momentos, "hay cosas que van muy despacio y, después, haremos todo lo demás".

Por el momento, la concejala quiere conseguir que "el que tenga un local que moleste vea que se actúa y que los vecinos que lo denuncian se sientan atendidos en sus demandas por el Ayuntamiento". Por contra, el Plan de Acción aprobado el año pasado por Cort establece que, si bien la principal fuente de contaminación acústica en la ciudad es el tráfico rodado, hasta el punto de que un 93% de la población está sometida a niveles sonoros superiores a los 55 decibelios en algún momento del día, se considera que el ruido generado por el ocio nocturno debe ser tenido en cuenta "debido a su especificidad y a los problemas que ocasiona a los ciudadanos por producirse en horarios sensibles".

Entre las medidas que se describen en el plan se señala un primer grupo relacionado con la elaboración de una zonificación acústica, que debe incluir la redacción de un mapa específico de ocio nocturno, con la localización de las zonas de conflicto y la consiguiente adopción de medidas específicas de rehabilitación acústica, que en el documento no se especifican.

El plan también describe una serie de medidas tendentes a una mayor vigilancia del ruido generado por las actividades de ocio, entre las que se incluyen el incremento del control de las terrazas, eventos, actividades públicas, y concentraciones.

Igualmente, se deben verificar los niveles de aislamiento acústico para la realización de determinadas actividades, el control de horarios y la gestión de las licencias en los locales de ocio. También se señala la necesidad de verificar los niveles de emisión y recepción del ruido generado por las actividades que se realicen, además de programar actuaciones de "educación y sensibilización para usuarios hosteleros".

También se deben adoptar medidas de control del ruido ambiental en actividades de ocio y del comportamiento de los usuarios con el fin de "mejorar la conciliación entre intereses contrapuestos para la ciudadanía como son el ocio y el descanso".

Para una efectiva vigilancia del ruido generado por el ocio nocturno el plan advierte que se debe contar "con personal altamente cualificado y con instrumentación adecuada para realizar inspecciones de ruido ambiental y verificaciones de los niveles de aislamiento de los locales".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!