22 de julio de 2017
22.07.2017

El PSOE de Cort se desmarca de Podemos y Més por el alquiler vacacional de pisos

Los socialistas se abstuvieron en la propuesta de la Federació de Veïns, que pide la prohibición total del arrendamiento turístico

21.07.2017 | 23:14
El presidente de la Federació d´Associacions de Veïns, Joan Forteza, participó en la comisión de Urbanismo.

El alquiler vacacional de viviendas en edificios plurifamiliares divide también al tripartito de Cort. Esta discrepancia de criterios entre los integrantes del equipo de gobierno del PSOE, Més y Podemos se plasmó ayer por primera vez en una votación al tratar en la comisión de Urbanismo, previa al pleno de la próxima semana, la proposición presentada por la Federació d'Associacions de Veïns de Palma en la que se solicita que se prohíba el alquiler turístico en pisos en toda la ciudad

El PSOE no apoyó el contenido de la iniciativa popular impulsada por la Federació y avalada por 6.076 firmas, y se abstuvo en la votación, al igual que el PP, aunque por distintos motivos. Por su parte, Més y Podemos apoyaron esta iniciativa popular que por primera vez en la historia ha sido debatida primero en una comisión y se tratará en el próximo pleno.

Ciudadanos fue el único partido que votó en contra ya que, tal como afirmó la concejala de este grupo, Patricia Conrado, es necesario que haya una regulación efectiva de esta actividad, que no sea tan restrictiva como la ley aprobada por el Parlament.

Abstención "por prudencia"


José Hila, ahora teniente de alcalde de Modelo de Ciudad y Urbanismo (PSOE), explicó que el PSOE se va a abstener en el pleno "por prudencia", puesto que, a su juicio, "es complicado avanzar las conclusiones del efecto que tiene el alquiler vacacional de pisos sobre distintas zonas de la ciudad, antes de disponer de los estudios ya encargados".

Afirmó que, tanto para decidir la zonificación del alquiler vacacional que debe realizar el Ayuntamiento como para la autorización de nuevas plazas turísticas en cinco zonas de la ciudad, el ayuntamiento dispone de doce meses.

Consideró "una buena herramienta" de la economía colaborativa, que también está sujeta a la zonificación, la posibilidad de alquilar la vivienda habitual durante un máximo de dos meses introducida en la ley a raíz de una enmienda presentada por el Ayuntamiento de Palma e insistió en la necesidad de que "la zonificación se haga con los informes técnicos sobre la mesa".

También lamentó que el Gobierno central "no se implique" en la resolución de los problemas que está ocasionando el alquiler vacacional no solo en Palma, sino en todas las grandes ciudades españolas y europeas.

Por su parte, la teniente de Alcalde Neus Truyol (Més), justificó su voto positivo a la prohibición generalizada, aunque no descartó que, durante los próximos meses, se llegue a un consenso con los demás grupos en relación a la futura zonificación.

Para Podemos, que también apoyó la prohibición generalizada, "hay estudios que indican que el derecho a la vivienda se ve comprometido por el alquiler vacacional", según la concejala Antònia Martín, además de que dificulta la convivencia entre vecinos.

El PP justificó su abstención porque, entre otras cuestiones, "la ley turística no va a solucionar por sí sola el problema del acceso a la vivienda", según la concejala Lourdes Bosch, quien recordó que su grupo en el Parlament no apoyó la regulación propuesta por el Govern, de la que dijo que "es un paso atrás" en relación a la normativa actual, que ya prohíbe el alquiler vacacional en pisos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!