30 de mayo de 2017
30.05.2017
Limpieza

El estreno de la recogida selectiva móvil de basura choca con el incivismo

Emaya retiró ayer los contenedores en parte del centro histórico y, horas más tarde, las bolsas de residuos se acumulaban en papeleras

30.05.2017 | 02:45
El estreno de la recogida selectiva móvil de basura choca con el incivismo
La papelera de Porta des Camp presentaba este aspecto a media tarde.

La recogida selectiva móvil de basuras en sa Calatrava, Monti-sion y Sindicat se puso en marcha ayer, por lo que Emaya comenzó a retirar los antiguos contenedores por la mañana. La consecuencia fue que, a media tarde, algunas de las papeleras de las zonas afectadas por el cambio ya acumulaban a su alrededor varias bolsas de basura.

La recogida móvil implica que un camión eléctrico transporte, instale y desinstale cada día los diferentes depósitos para residuos y según un calendario por fracciones. Desde la empresa municipal responsable se ha optado por dejar algunos contenedores de rechazo para facilitar la adaptación al nuevo sistema, pero su casi total eliminación en la zona de sa Calatrava, en Sindicat y en Monti-sion se tradujo en acumulaciones de bolsas de basura en la vía pública, como se pudo ver en Porta des Camp.

Muy cerca de esa plaza, en la de Sant Francesc, el alcalde de Palma, José Hila, la presidenta de Emaya, Neus Truyol, y la regidora de distrito Centre, Helena Paquier, oficializaban el cambio de sistema de recogida de basura. De hecho, según indicó el Ayuntamiento en una nota, Hila hizo un llamamiento a la colaboración ciudadana: "Si colaboramos, Palma puede ser un ejemplo de innovación y sostenibilidad", afirmó.

Con el nuevo sistema, las tres barriadas antes mencionadas cuentan con una veintena de puntos donde se instalarán las islas de depósitos a diario, cada uno para una fracción determinada, donde los vecinos deberán echar la basura entre las 19 y las 23 horas. Después, el camión recogerá la plataforma.

Esta primera fase del nuevo sistema afecta a unos 4.000 residentes, pero cuando el sistema se haya extendido a todo el casco histórico serán unas 14.000 personas las que deberán adaptarse al nuevo sistema, explicó Truyol.

Durante unas semanas, según confirmó ayer la empresa municipal,los educadores y los controladores ambientales estarán presentes en la calle, en los puntos de recogida, para informar sobre este nuevo servicio: cómo separar los residuos, los horarios y el cuidado de las plataformas de contenedores. Emaya ha invertido dos millones de euros en la compra de 24 plataformas, ocho vehículos eléctricos para su transporte y maquinaria complementaria. Las antiguas instalaciones de recogida neumática se han habilitado como aparcamiento de los vehículos, zona de descarga y compactación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!