21 de febrero de 2017
21.02.2017
Sanidad

Salud intensifica la inspección de los puestos de venta del mercado de Santa Catalina

La concejalía que dirige Antònia Martín recuerda que la seguridad interior de las instalaciones es responsabilidad de la Unión de Usuarios

22.02.2017 | 12:09
Personas que participan en el tardeo impiden el acceso al mercado de Santa Catalina.
La concejalía de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Palma va a intensificar las inspecciones a los puestos de venta del mercado de Santa Catalina con el fin de paliar el repunte del fenómeno del denominado tardeo, que provoca, además de la ocupación excesiva de la vía pública, problemas de ruido y de acceso a las instalaciones.

La concejala Antònia Martín explicó que una de las soluciones que se barajaron en su momento con el fin de atajar este problema consistió en el adelanto del cierre del mercado, pero fue descartada por la Unión de Usuarios, que es la agrupación de vendedores que lleva la gestión el mercado municipal.

De esta forma, además de la información que se proporciona a los clientes relativa a la prohibición de que se consuman productos y bebidas alcohólicas en lugares alejados de los dos bares existentes en el recinto y de los puesto de venta de comidas preparadas, se deberá incrementar la seguridad en el interior de las instalaciones. La concejala recuerda que lo anterior es una responsabilidad de la Unión de Usuarios, por lo que, probablemente, deberá contratar guardas privados con el fin de hacer cumplir la normativa.

La vigilancia exterior corre a cargo de la Policía Local, cuerpo que, desde el año pasado, destina cada sábado un mínimo de tres agentes del Grupo de Actuación Preferente (GAP) a la vigilancia de la zona. De esta forma, se obligó a los bares de las inmediaciones del mercado a abrir a partir de las cuatro de la tarde en lugar de a las dos, además de controlar el exceso de ocupación de la vía pública.

También se controló el botellón que se realiza en la zona próxima de la plaza del Vapor. Según fuentes de la Policía Local, en mayo del año pasado los sábados por la tarde se impusieron 42 multas en la zona se Santa Catalina por beber en la vía pública, lo que supone sanciones de hasta 1.500 euros, mientras en noviembre de este mismo año las multas por este concepto habían descendido notablemente, puesto que solo se impusieron cinco.

En lo que llevamos de año solo se han puesto en esta zona dos sanciones por ruido. Los anteriores datos demuestran, según fuentes policiales, que la vigilancia ha dado sus frutos, al menos por lo que respecta a la situación que se vive en las inmediaciones del mercado, por lo que el problema en estos momentos ha quedado más localizado en el interior del mismo y en sus accesos. No obstante, desde este departamento indicaron que, si es preciso, también van a intensificar la vigilancia. Desde la aparición hace aproximadamente dos años del fenómeno denominado como tardeo se comprueba la existencia de un problema distinto en función del horario. Por la mañana se produce una aglomeración de personas que consumen tapas, por la tarde se ocupa el exterior del mercado por parte de una población mayor de 40 años y por la noche el problema se centra en el botellón, practicado por una población más joven.

Martín asegura que el mercado de Santa Catalina cumple con el mínimo del 40% de puestos de venta destinados a la venta de productos frescos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine