19 de diciembre de 2016
19.12.2016

La ciudad más diversa bailó y comió

La Misericòrdia acogió ayer la I Fira de les Cultures con la participación de 22 asociaciones de 16 países de todo el mundo

19.12.2016 | 02:45
La ciudad más diversa bailó y comió
La ciudad más diversa bailó y comió

Detrás de cada pequeña caseta que hospedó a los dieciséis países que se sumaron a la I Fira de les Cultures, organizada por la regiduría de Igualdad, Juventud y Derechos Cívicos, una historia. El patio de La Misericòrdia las acogía ayer como ha hecho Mallorca, la tierra que se ha beneficiado de las personas migrantes. "Palma es rica y diversa. En ella viven personas de 151 países, lo que supone una riqueza infinita. Hay que construir una red de apoyo", dijo Aligi Molina, al dar la bienvenida al encuentro multicultural.

Con la mirada puesta en el cielo –el buen tiempo dio tregua hasta las cuatro de la tarde–, los países representados pusieron toda la carne en el asador para contarse a los mallorquines que también se quisieron sumar a la fiesta más diversa.

En el fondo del patio, cercanos al escenario, el puesto de Filipinas, país que cuenta con 3.000 personas en Mallorca. El pastel de arroz hacía la boca agua. A su lado, Chile, en una parada donde la empanada fue la reina. Senegal aportó bombones de cereales. A su lado, los dominicanos que como Gladis Santana y José Solana, alias ´barbaridad´, narraba las virtudes del licor mamá Juana, hecho con hierbas a las que se les echa ron. "Luego sales bailando", aseguraban. ¡Barbaridad´ aclaraba: "¡Es un poco afrodisiaco!" Para preparar el estómago, conconaje, que "mata el hambre en el desayuno", o el chicharrón con yuca.

Más relajada la vecina portuguesa que orgullosa mostraba los buñuelos de bacalao, o los pasteles de nata y el feijao fradinho.

Mientras en el patio se bailaban ritmos ecuatorianos a la espera de dar paso a los vistosos bailes de la asociación Bolivia Centro Social como el de plumas o el los carnavales de Oruro, la famosa diablada, los niños Jaber y Nitar suspiraban viendo las bandejas repletas de dulces de almendra, dátiles, que su madre Sania ofrecía junto a su amiga Nadia. "En Marruecos los tomamos siempre", indicaron.

Para despertar al día, una tacita "del mejor café sueva del mundo, que es de Colombia", aseguraban desde la Asociación de Colombianos en Balears. Acompañados del grupo Pregón de Colombia, indicaron que buscaban hombres para su grupo de baile.

Población extranjera
En Palma, casi 85.000 personas tienen nacionalidad extranjera. 44.524 son de un país de la Comunidad Europea, y el resto, 40.018 son de nacionalidad extracomunitaria. Si en España, la media de población extranjera es de 9,9 por ciento, Palma supera con creces el índice ya que es de 19,6 por ciento.

"Me encanta Mallorca. Ya no quiero irme más. No quiero volver a mi país", señaló Mercedes Luzuriaga, de Ecuador. En su puesto se podía degustar corbiche de plátano macho relleno de atún.

José Hila llegó a la feria de las Culturas y no perdió detalle del baile de los bolivianos, ni de los chinos, que resultaron más comedidos y austeros que los de América Latina.

Desde Formentera, la brasileña Silvia de Almeida se desplazó a Palma para participar en este encuentro. Portó el kibe, la comida de origen árabe que triunfa en Brasil.

No muy lejos, estaba Laura Mallia, en el puesto de Argentina. Ella es la estudiosa de la presencia del arquitecto Roca Simó en su país, el autor del monolito de sa Feixina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!