Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo

Cort se compromete a recuperar la zona de s'Aigo Dolça

Los vecinos esperan con ilusión y escepticismo que esta vez se haga realidad una promesa de 40 años

El muro de entrada a la antigua piscina municipal tiene pintadas contra los políticos. Manu Mielniezuk

Décadas luchando por reparar una parte mítica de su barriada. Los vecinos de El Terreno esperan ilusionados, aunque con cierto escepticismo, ver como la zona deportiva de s'Aigo Dolça vuelve a ser útil. El nuevo gobierno de Cort se ha comprometido a rehabilitar este espacio pero no es la primera vez que la Ejecutiva se responsabiliza a hacerlo, quedándose después en el olvido.

"Para nosotros recuperarlo es una cosa muy importante. Actualmente es una ruina total, una vergüenza", explicó Xavier Abraham, presidente de la asociación de vecinos de El Terreno. Hasta ahora, la barrera con la que se topaban los residentes de la barriada era la falta de dinero en las arcas públicas. El consistorio, que también se ha comprometido a rehabilitar otros inmuebles históricos como el de Gesa, todavía no se ha planteado esta cuestión.

Desde el Ayuntamiento aseguran que a partir de septiembre empezarán a elaborar las bases del proyecto de remodelación del histórico deportivo de s'Aigo Dolça. "Lo más importante es la zona de la piscina y supongo que harán unos aparcamientos adecuados para la zona", detalló Abraham.

Una propuesta que los vecinos rechazaron rotundamente fue la reconversión de la zona deportiva en un aparcamiento. Por este motivo, los habitantes de El Terreno han centrado sus esperanzas en "los síntomas de recuperación de la zona para que pueda dignificarse", aseguró el presidente de la asociación vecinal. "No es comprensible que todavía pueda existir esta ruina, llena de suciedad y de aspecto degradado", añadió.

Una barriada olvidada

La piscina municipal, con pintadas en sus muros y hierbas creciendo por los recovecos, solo supone una mancha más de un barrio que siente que los partidos políticos le han dado la espalda. "Hemos estado reivindicándonos contínuamente durante muchos años y nadie nos ha escuchado", afirmó Abraham.

Por sus calles, la dejadez también es visible en fincas con estados ruinosos que sirven, como el centro deportivo, de madriguera para las ratas. "Este año la plaga ha sido muy importante, tanto de ratas como de cucarachas", detalló el portavoz.

Pese a que la mayor preocupación de los vecinos es la remodelación de la piscina, Abraham aseguró que hay más aspectos que deben mejorarse. "Es muy urgente que el nuevo gobierno tome medidas con los conflictivos locales de Gomila, que potencian la degradación del barrio", comentó. "Aquí es muy normal hablar de botellón, pero es algo que no debería existir", denunció.

Compartir el artículo

stats