Día del Periodista 50% DTO. Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sa torreta

Bruno Kreisky en la plaza Gomila

Kreisky, como un turista más. Lorenzo

La foto que acompaña este artículo es la de un gran estadista de un pequeño país. Es la de un político socialdemócrata que se opuso a Hitler y tuvo que exiliarse a Suecia. Es la de un hombre de paz al que escuchaban un día los dirigentes judíos y al siguiente Yaser Arafat. Un dirigente que logró tender puentes entre enemigos irreconciliables en Oriente Medio. Un diplomático capaz de sentar en Santa Ponça a Gadafi con Felipe González. Un consejero que desde su humilde casa de la Costa d'en Blanes hablaba con líderes de todo el mundo, lo que hacía que sus cuentas de teléfono ascendieran a 300.000 pesetas mensuales (1.800 euros) de los años 80, según contaba el abogado Damián Barceló. Un dirigente que, según escribió Fèlix Pons, "tuvo que rescatar a su país de una complejísima situación en la posguerra y se convirtió en uno de los más consumados especialistas de la paz".

Bruno Kreisky murió un 29 de julio de 1990, hoy hace 25 años. Ese día sus amigos, como Tummy Bestard o Miguel Nigorra, lloraron. Fue canciller de Austria entre 1970 y 1983. Tras la muerte de Franco comenzó a veranear en Mallorca con Vera, su mujer. "El número 55 de la calle principal de la Costa d'en Blanes -escribía Eduardo Jiménez, periodista y vecino del canciller- ha sido durante estos trece años un lugar de peregrinación de turistas austriacos". Montó la casa con sus propias manos y, junto a su esposa, hacía la compra en el supermercado.

¿Y la foto? La foto es de Lorenzo Frau. Bruno Kreisky está sentado en una terraza de la plaza Gomila. Una escena que define al personaje y el lugar. El político sin parafernalia, que se sienta igual que un turista más en el bar de moda, que disfruta de la cercanía de la gente. El canciller que cuando se le criticaba por sus estancias en Mallorca argumentaba que "una democracia con plenas garantías hace que un país funcione con toda normalidad durante las vacaciones de sus dirigentes". ¿Y el lugar? Gomila, la diminuta plaza cuando aún atraía a los turistas desde Errol Flynn a Kreisky, la plaza del Joe's y El Patio, la plaza antes de la decadencia.

Compartir el artículo

stats