Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corrupción policial

Investigan si el policía detenido avisó de una inspección hace pocas semanas

Un funcionario que colabora con Anticorrupción desvela que el oficial responsable de la Patrulla Verde informó de la actuación realizada en una discoteca del Paseo Marítimo

El veterano oficial de la Policía Local, Gabriel T. P., fue detenido esta semana.

El veterano oficial de la Policía Local, Gabriel T. P., fue detenido esta semana. B. Ramon

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que el subjefe de la Patrulla Verde de la Policía Local de Palma era una de las personas que proporcionaba un trato de favor a un empresario de la ciudad, avisándole previamente cada vez que estaba previsto realizar una inspección en su negocio. Una actuación que habría continuado hasta hace pocas semanas, incluso después de que se procediera a la detención del grupo de policías locales que supuestamente estarían protegiendo los negocios de determinados empresarios del negocio de la diversión, a cambio de dádivas, bien económicas o en servicios.

Esta semana se detuvo al oficial de la Policía Local, Gabriel T. P., que quedó más tarde en libertad tras declarar ante la juez. Hasta su arresto se trataba del oficial coordinador del grupo de la Patrulla Verde de la Policía de Palma, una unidad que precisamente se encarga del control e inspección de los locales comerciales. Durante la declaración que realizó ante la juez Carmen González se le preguntó si era cierto que, como funcionario de la Policía Local, estaba ofreciendo un trato especial de protección a los dos empresarios más poderosos de la Platja de Palma, acusación que él rechazó.

Los investigadores sospechan que el oficial de la Patrulla Verde (que ahora está suspendido de empleo y sueldo) habría facilitado un chivatazo de que se iba a realizar una inspección en la discoteca más conocida del Paseo Marítimo de Palma.

Las actuaciones suelen ser secretas y siempre se realizan por sorpresa, ya que lo que se busca es precisamente si el negocio está cumpliendo la normativa municipal sobre esta actividad comercial.

En el aviso previo, supuestamente, se habría advertido a la empresa de que el día de la inspección no se superara el aforo máximo permitido de clientes, precisamente para evitar una fuerte sanción económica, según señalaron a este periódico fuentes próximas al caso. También debía cumplir otras cuestiones obligatorias dentro de la discoteca, tanto en materia de seguridad como de otros servicios. Estas sospechas sobre el presunto trato de favor a esta importante empresa del sector del ocio las ha facilitado uno de los policías locales que está colaborando con los investigadores.

El nuevo testigo es precisamente el otro policía que acompañaba al subjefe de la Patrulla Verde cuando se realizaba dicha inspección. Según su confesión, el mando policial, cuando se despedían, comunicó a los responsables de la discoteca del Paseo Marítimo que en días "volverían" a realizar una nueva visita, lo que interpretó que se trataba de una forma de avisar de la próxima actuación policial.

Esta inspección en esta conocida discoteca del Paseo Marítimo se realizó hace varias semanas. Cuando la Patrulla Verde entró en el local no se detectó ninguna irregularidad con respecto al aforo permitido, pese a que existían sospechas de que se permitía la entrada a más personas de las autorizadas. Las mismas fuentes han confirmado que los policías concluyeron que todo estaba en regla, por lo que no se propuso ninguna sanción al negocio.

Precisamente el pasado jueves la juez tomó declaración como imputado al director de esta discoteca, que negó que el local tuviera una especial protección policial.

Por otra parte, los investigadores han averiguado también que la mujer del oficial de la Policía Local trabaja en un hotel propiedad del otro importante empresario de la Platja de Palma, que precisamente fue detenido por organizar orgías sexuales en su prostíbulo, en las que invitaba a políticos, cuyos nombres aún no se han desvelado, dado que el sumario todavía sigue secreto.

La Fiscalía vincula este empleo de la mujer del oficial de la Patrulla Verde con el supuesto trato de favor que ha estado recibiendo este empresario, que según se ha constatado en la investigación, recibía un soplo cada vez que estaba previsto realizar una inspección en su local de alterne, el Table Dance.

El policía detenido confirmó que su mujer trabajaba en uno de los hoteles de este empresario, pero negó que tuviera ninguna relación con su actuación profesional.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats