13 de enero de 2015
13.01.2015
PGOU

Urbanismo propone derribar y reedificar 7.700 pisos degradados

Més per Palma denuncia que Cort quiere aprobar esta iniciativa "a espaldas de los vecinos afectados"

13.01.2015 | 01:09
Estas viviendas de Joan Maragall serían unas de las afectadas.
El departamento de Urbanismo de Cort propone demoler y reconstruir hasta 7.700 viviendas sociales que presentan un estado de degradación. Esta es una de las ideas incluidas en el avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que presentó el equipo de gobierno del PP a finales de octubre.

Todas las zonas afectadas son núcleo de viviendas construidas con dinero público entre 1950 y 1982. Algunos de los pisos afectados son las viviendas enfrente de Gesa o las de la Guardia Civil, en la barriada de Foners o los pisos de protección oficial de Verge de Lluc.

También estarían afectadas por esta propuesta de normativa algunos inmuebles de Los Almendros-Son Pacs, Son Dureta, Son Roca, Son Rapinya, el Camp Redó, la Indioteria, Son Cladera, Son Gotleu y Nou Llevant.

La propuesta de Cort se basa en aumentar la edificabilidad de los edificios degradados para que haya constructoras interesadas en asumir la reforma a su cuenta y riesgo. No solo crecería la altura de los edificios, sino que los pisos también tendrían más superficie: un mínimo de 80 metros cuadrados por vivienda. La idea sería similar a la que se planteó para remodelar la zona de Corea.

El grupo municipal Més per Palma criticó ayer que esta medida se incluya en el avance del PGOU "sin consultar ni avisar" a los propietarios de las viviendas. El portavoz de la coalición, Antoni Verger, aseguró ayer que "el PP actúa a espaldas de los vecinos".

Los tres regidores de Més se reunieron con los vecinos de Son Roca para explicarles qué prevé el consistorio para su barrio. "En Son Roca están asustados porque el PGOU abre la puerta a un futuro del barrio que no quieren. No están dispuestos a ceder sus viviendas para que los especuladores hagan y deshagan en su barrio", aseguró Verger.

La alternativa de los econacionalistas se basa en "rehabilitar en vez de demoler". "Es evidente que hay barrios que necesitan mejoras, pero consensuadas con los vecinos. No queremos que Cort incentive operaciones urbanísticas especulativas como la demolición de 7.704 viviendas", afirmó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!