Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cien niños sufren irritación y tos por una avería en las piscinas de Son Hugo

Un fallo en la ventilación afecta desde hace dos semanas a un grupo de nadadores de entre 11 y 17 años que entrena en el polideportivo municipal

La piscina interior de Son Hugo, durante un campeonato celebrado en 2011.

La piscina interior de Son Hugo, durante un campeonato celebrado en 2011. MANU MIELNIEZUK

Tos, dolores de cabeza e irritación en la garganta son algunos de los síntomas que están sufriendo cien niños de entre 11 y 17 años que practican natación en Son Hugo. Desde hace dos semanas, notan malestar después de acudir a los entrenamientos en estas piscinas municipales. Sus padres han presentado varias quejas ante el Institut Municipal de l´Esport (IME), que es el responsable de la instalación.

La mayoría de los jóvenes afectados son miembros del Club Natació Voltor Balear, aunque también hay niños con síntomas en otros clubes. El Voltor Balear entrena a última hora (entre las 20 y las 22 horas) en la piscina interior de Son Hugo. Según explicó ayer el gerente del IME, Antoni Ramis, a esas horas el ambiente en la piscina "está muy cargado" tras toda la jornada deportiva.

Varios padres del club han contactado con este diario para denunciar el caso. El presidente de la entidad, José Ruiz, asegura que hay progenitores "muy molestos" con el servicio por el malestar que padecen sus hijos.

La principal hipótesis es una avería en los sistemas de ventilación de la piscina interior. El cloro que se utiliza para desinfectar el agua de la pileta se va evaporando a lo largo de la jornada. Según los padres, a última hora es cuando se percibe un olor más intenso a cloro en el ambiente.

La acumulación de cursillistas, nadadores federados y abonados del IME es máxima a esas horas de la noche. La piscina exterior está cerrada y en algunos momentos se llegan a acumular hasta ocho nadadores por calle en la pileta interior.

La consecuencia es que muchos de los niños federados -que son más sensibles que los adultos y que realizan más esfuerzo que un abonado- sufren irritación de las vías respiratorias y tos. "Mi hija se ha llegado a despertar a las tres de la mañana con un ataque de tos", agregó Ruiz.

Desde el lunes, los responsables de Son Hugo han optado por abrir las puertas que dan a la piscina exterior para que circule más el aire y ventile mejor. Los padres han percibido una mejoría desde entonces.

El gerente del IME se reunió ayer con el club de natación y les explicó que hay un fallo en los deshumidificadores de la piscina interior, que está en vías de solución. También han realizado dos análisis al agua de la pileta y ambos están en orden. "No vemos la necesidad de cerrar la piscina, porque todos los parámetros están dentro de la normativa", afirmó Ramis.

Compartir el artículo

stats