"Este verano hemos tenido unos 2.500 alumnos y nuestro objetivo es poder ofrecer clases durante todo el año y llegar a los 6.000", afirmó el director de la escuela de vela de Calanova, Juan Birlanga. Para ello quieren homologar los cursos con los de Alemania y Gran Bretaña para promocionar allí la escuela y traer alumnos extranjeros durante el invierno.

También quieren potenciar las clases para adultos, así como la vela de crucero, es decir, con barcos de mayor eslora. Asimismo, han mantenido conversaciones con la agencia municipal Palma Activa y con colegios públicos y privados para ofrecerles cursos, que quieren iniciar la próxima temporada.