El Ayuntamiento de Palma saca por primera vez a concurso el suministro de energía eléctrica de baja tensión del alumbrado público, que permitirá a Cort ahorrar 1,5 millones de euros en dos años, según explicó ayer el portavoz municipal, Julio Martínez (PP).

El concurso sale a concurso con un presupuesto de licitación de 14,4 millones de euros (IVA incluido). El contrato tendrá una vigencia de dos años.

Se trata de la primera vez que Cort puede sacar un concurso para el suministro eléctrico desde que se liberalizase el mercado de la energía. De esa forma, no tendrá por qué ser Endesa la nueva suministradora, sino que cualquier compañía podrá aspirar al concurso público.

"Se ha podido realizar la licitación gracias a que este año hemos podido regularizar la factura de electricidad que manteníamos con la empresa suministradora y que suponía para el ciudadano un 20% más de coste al no poder entrar en el nuevo modelo que nos permite la liberalización del mercado eléctrico", declaró el concejal Martínez.

El regidor popular explicó que hasta la fecha no se había podido entrar en este nuevo modelo, "debido a que cada año se dejaban numerosas facturas de electricidad sin pagar, que engrosaban las facturas de los siguientes ejercicios presupuestarios".

Por su parte, la coalición Més per Palma criticó que en el concurso público que ayer aprobó la junta de gobierno de Cort solo se tengan en cuenta "criterios económicos". "En ningún momento se habla del origen de la energía. No se tiene presente la procedencia de los kilovatios ni hay una cláusula ambiental para que un mínimo de la energía provenga de las renovables", manifestó la concejala econacionalista Neus Truyol.

La edil arguyó que esa decisión es contradictoria con otras actuaciones que realiza el consistorio palmesano, como el Plan de Acción para las Energías Sostenibles (PAES), que se dedica exclusivamente a proponer medidas a favor de la sostenibilidad y el medio ambiente.