Vecinos y comerciantes de la plaza Comtat del Rosselló, frente al mercado del Olivar, se quejan de las molestias que causa el grupo de indigentes que habitualmente duerme en la entrada y la escalera del aparcamiento subterráneo allí existente. Establecimientos de la zona aseguran que han tenido problemas con ellos y que la Policía Local "no hace nada para remediar la situación".