El equipo de gobierno de Mateo Isern aprobará en solitario la formalización de un préstamo de 42 millones que se destinará a pagar las obras del Palacio de Congresos y de su hotel anexo ya realizadas y que se adeudan a Acciona. Los grupos municipales de la oposición del PSOE y Més votaron en contra de esta medida, aunque por motivos diferentes.

Para el grupo municipal socialista el Ayuntamiento ya ha aportado suficiente dinero para la ejecución de esta infraestructura, además del solar, por lo que ahora debe ser el Gobierno central, a través de los fondos estatutarios quien aporte la financiación necesaria para acabar las obras, tal como estaba previsto con el anterior ejecutivo.

La portavoz de este partido en Cort, Aina Calvo, recodó al respecto que el grupo parlamentario socialista ha presentado una enmienda a los presupuestos generales del Estado con el fin de que incorporen 30 millones en las previsiones del próximo año, además de otra cantidad para el Plan de Reforma Integral (PRI) de la Platja de Palma.

En la comisión informativa extraordinaria y urgente celebrada ayer el concejal socialista, Adreu Alcover, además de reiterar el argumento, puso de manifiesto que el próximo año el Ayuntamiento ingresará 8,5 millones del Govern más otros dos millones para los intereses y los tendrá que amortizar el próximo Consistorio.

Por su parte, el portavoz del grupo municipal Més, Antoni Verger, votó en contra de la formalización de este préstamo "por coherencia" con la postura de este partido en relación al Palacio de Congresos, que consideran debe desmantelarse "para no hipotecar el futuro de las instituciones con una infraestructura que no interesa a nadie".

El préstamo del Palacio se incluye en una operación mayor que alcanza la suma de 67,9 millones, 42 de los cuales se destinaran al pago a Acciona y los casi 18 restantes a otras facturas pendientes.

La operación se completa con la asunción por parte del Govern del pago de facturas que le ha remitido el Ayuntamiento por un importe de 46,8 millones, operación con la que el Ejecutivo autonómico salda parte de la deuda que mantiene con el Ayuntamiento.

Si bien la operación de crédito a largo plazo es de 69,7 millones, con el anterior acuerdo el Ayuntamiento, ya sea directamente o a través del Govern, se pondrá al día con sus proveedores saldando facturas por trabajos o suministros ya realizados por un importe de 106,5 millones.

Según el teniente de alcalde de Hacienda, Julio Martínez, en realidad el Ayuntamiento se endeuda a largo plazo por un importe de 18 millones. El resto del préstamo que se va a formalizar supone la transformación de deuda comercial en financiera. El razonamiento del teniente de alcalde fue criticado también por la oposición tanto del PSOE como de Més insistiendo en que el resultado de las políticas emprendidas por el equipo de gobierno han dado como resultado que la deuda municipal se ha duplicado en tan solo dos años, pasando de 201 millones en 2011 a 436 cuando finalice el año en curso.

En relación al préstamo que se formaliza para pagar la obra ya realizada del Palacio de Congresos, Martínez insistió en que Cort solicita el crédito por una cuestión formal, puesto que es la administración municipal quien preside la sociedad que promueve la instalación congresual y hotelera. El teniente de alcalde recordó que el Ejecutivo autonómico se ha comprometido a devolver la totalidad del préstamo más sus intereses en cinco años. En el presupuesto del próximo ya ha consignado una partida de 8,5 millones para el principal más otros dos de intereses.