La Empresa Municipal de Transportes de Palma (EMT) ha perdido veinte chóferes de la plantilla durante los últimos dos años. La cifra la reveló ayer el regidor de Movilidad, Gabriel Vallejo (PP), que recalcó que la disminución de trabajadores "no ha perjudicado el servicio de transporte público".

Según el concejal popular, la reducción de los conductores no se debe a despidos, sino que la mayoría de casos son personal jubilado cuyas plazas no se cubren. "Hay que ajustar el número de chóferes que tenemos a las necesidades del servicio", defendió Vallejo. Para el regidor del equipo de gobierno, hay dos elementos que han permitido suplir la pérdida de personal: "Se debe tener en cuenta que la jornada laboral de los trabajadores ha aumentado media hora [por el decreto del Gobierno central] y que en el último convenio colectivo negociamos la flexibilidad horaria. Cuando hagan falta más chóferes, se contratarán".

Vallejo realizó las declaraciones durante una comparencia para explicar los presupuestos del área de Movilidad para el 2014. Por parte del PSOE, el edil José Hila criticó que la merma de personal ha conllevado la reducción de frecuencias de paso en los autobuses públicos. La coalición econacionalista Més señaló que hace falta invertir más en el mantenimiento y renovación de vehículos. A juicio del portavoz de la formación, Antoni, Verger, la flota "ya está anticuada".