Tras pasar tres años guardado en un cajón, el Ayuntamiento de Palma hizo pública ayer su intención de recuperar el plan para trasladar las galeras de caballos de la calle del Conquistador, algo que despertó mucho recelo entre los caleseros en 2010. La nueva ubicación propuesta por Cort se halla al principio del Parc de la Mar, junto a la calle de Antoni Maura, cerca de los edificios de Capitanía Marítima y de Aduanas.

La intención es construir un toldo para que los animales descansen a la sombra y unas marquesinas informativas del servicio. Esa infraestructura costaría un máximo de 150.000 euros, que están condicionados a la financiación que provenga del Gobierno central. El regidor de Movilidad, Gabriel Vallejo (PP), relató ayer que pretenden que el cambio de posición se haga efectivo durante el año que viene. "Tenemos informes de un veterinario externo, de un veterinario municipal, de la Policía Local y de los funcionarios de Movilidad que desaconsejan que estén en Conquistador", arguyó el edil conservador.

Los vecinos y comerciantes de la calle han denunciado en más de una ocasión las molestias que les supone la parada de caballos ahí, por el olor a heces que sube tanto a las viviendas como a los establecimientos. Además de la falta de higiene, asociaciones animalistas han criticado que algunos caballos pasan mucho tiempo al sol en ese emplazamiento y que deben esperar en una calle empinada, lo que no es bueno para los animales.