20 de julio de 2013
20.07.2013

Las Jerónimas alquilan un local del monasterio para seguir subsistiendo

Las monjas de clausura de Santa Elisabet ofrecen la antigua biblioteca municipal, de alrededor de 300 metros cuadrados, por 1.300 euros al mes tras la marcha de Cort después de dos décadas

20.07.2013 | 06:30
El recinto religioso del siglo XVI está declarado Bien de Interés Cultural.
Un cartel de ´Se alquila´ cuelga del monasterio de Santa Elisabet, en el barrio de la Calatrava. Las monjas Jerónimas arriendan una parte de las dependencias de su propiedad que durante más de dos décadas fueron la biblioteca infantil municipal. El consistorio finalizó el contrato en diciembre de 2012 debido a "los recortes" y ahora estas religiosas necesitan alquilar de nuevo el local "para continuar subsistiendo, ya que no reciben ninguna financiación por parte del Obispado", tal como explicó ayer la responsable legal de las hermanas de clausura, Gemma Pascual.
El cartel con su teléfono móvil lleva tres días colgado y varias personas se han interesado por el local de alrededor de 300 metros cuadrados, que se ofrece por "un precio orientativo de 1.300 euros al mes, que es lo que pagaba el Ayuntamiento".
La abogada destacó que tiene cabida cualquier tipo de negocio, aunque siempre "de acuerdo a los principios ético-morales" de las religiosas, según se establecerá en el futuro contrato. Debido a las características de este espacio, diáfano y con los techos altos, "se podría instalar una librería, un café-teatro, una escuela de baile, un gimnasio, una galería de arte, un espacio artístico-cultural, etc.", ejemplificó Pascual. De hecho, durante el último semestre del año pasado, cuando el local aún estaba a cargo de la concejalía de Cultura, "pasó a depender del Casal Solleric y diversos artistas realizaron exposiciones", según afirmó.
El establecimiento se halla en la calle Antoni Planas i Franch número 4, junto a la plaza Porta des Camp. El monasterio data del siglo XVI y tiene restos árabes y elementos góticos, aunque el cartel que anuncia el alquiler se encuentra en el portal barroco del siglo XVII que perteneció al monasterio de Santa Catalina, ya desaparecido.
El local está "listo para entrar", en palabras de Pascual, ya que está adaptado para personas con discapacidad física, aunque no cuenta con aire acondicionado ni calefacción, de cuya instalación se tendrán que responsabilizar los futuros inquilinos, si consideran que es necesario.

Seis monjas
En el recinto religioso viven seis monjas Jerónimas, una de ellas de unos 90 años, dos más que rondan los 80 y tres religiosas de la India, de la provincia católica de Kerala, que tienen alrededor de 40 años. Durante los últimos dos años fallecieron tres monjas, tal como señala la responsable legal del monumento, que en 2004 fue declarado BIC (Bien de Interés Cultural).
Este monasterio es uno de los más desconocidos de la ciudad, aunque sus valores artísticos y arquitectónicos fueron los que le llevaron a obtener dicho grado de máxima protección. Su iglesia se levantó en el antiguo huerto de El Temple y es uno de los elementos destacados junto al claustro y la muralla árabe, con su paseo de ronda, que encierra el huerto y forma parte de la tapia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine