25 de enero de 2013
25.01.2013

Cort impide al grupo ecológico de sa Gerreria repartir comida en Flassaders

La asociación vecinal Canamunt, a la que pertenece este colectivo, solicita volver al edificio municipal, como llevaban haciendo desde hace cuatro años

25.01.2013 | 07:30
Los vecinos de sa Gerreria que reparten alimentos ecológicos llevan tres meses haciéndolo en la calle.
El grupo de consumo ecológico de sa Gerreria, que pertenece a la asociación de vecinos Canamunt, lleva tres meses repartiendo sus alimentos en la calle, debido a que el Ayuntamiento le prohíbe usar el centro Flassaders para ello, tal como venían haciendo cada dos semanas desde hace cuatro años. La entidad vecinal solicita a Cort poder volver a utilizar el edificio municipal, que está abierto hasta las 19 horas porque hay oficinas, aunque continúa cerrado para la realización de actividades hasta que el consistorio adjudique la gestión a una empresa.
El argumento que han recibido los afectados del grupo ecológico sobre la citada prohibición es que "se trata de un ataque a la libre competencia y, además, puede suponer un riesgo para la sanidad pública". También esgrimieron desde el Ayuntamiento que no tenían "ninguna constancia de esta actividad y que se trata de un uso de los espacios del centro no contemplado por el servicio" que dirige Flassaders, es decir, Familia, Igualdad y Mayores, según indica la asociación de vecinos del barrio de sa Gerreria.
El grupo de consumo, formado por una decena de residentes –se han ido desapuntando otros tras el cierre de Flassaders–, asegura que no realizan "competencia desleal", ya que están "abiertos a todo el mundo". Detallan que su iniciativa consiste en adquirir los alimentos "directamente de los productores ecológicos locales", por lo que promueven este tipo de producto y evitan "los abusos que se hacen en el sector alimentario, los auténticos responsables de la desaparición del pequeño productor mallorquín y el comercio local". Denuncian que ésta sí es competencia desleal y desmienten tajantemente el supuesto riesgo sanitario, ya que los productos proceden de fincas de Mallorca que están "inscritas, reguladas y certificadas por el Consell Balear de Producció Agrària Ecològica", según destacan.
La asociación de vecinos no entiende el "boicot" a la entrega de frutas, verduras, huevos y pan ecológicos, por lo que espera que el equipo de gobierno recapacite. Por su parte, el grupo municipal del PSM-Iniciativa Verds-ExM presentará una proposición en el próximo pleno para que el grupo de consumo ecológico regrese al centro Flassaders.

Preguntas a los regidores
Asimismo, los econacionalistas presentarán otra propuesta para que los ciudadanos puedan hacer ruegos y preguntas a los regidores en los plenos municipales. Serían cuestiones registradas previamente y planteadas por entidades inscritas en el Registro Municipal de Entidades Ciudadanas.
El objetivo es promover que los palmesanos se impliquen en los asuntos públicos facilitando los mecanismos de participación, tal como se hace en varias ciudades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!