La Empresa d´Aigües i Clavegueram (Emaya) va a ampliar su objeto social con el fin de poder vender residuos sólidos urbanos como combustible en un futuro. En estos momentos lo anterior no es posible puesto que el Plan Sectorial de Residuos Sólidos Urbanos establece que la Administración competente en el tratamiento y eliminación de basuras es el Consell de Mallorca quien, su vez, dio la concesión en exclusiva a Tirme.

En consecuencia, en estos momentos, aún cambiando el Plan Sectorial como se ha hecho para permitir la importación del extranjero de basura como combustible, la empresa municipal no puede participar en el negocio.

Tal como explicó el teniente de alcalde de Medio Ambiente, Andreu Garau, ahora se pretende ampliar el objeto social de la empresa municipal con el fin de permitir la conversión del gas metano generado en las plantas depuradoras en los procesos de combustión sin oxígeno en energía eléctrica y poderla vender a los distintos operadores eléctricos. También se pretende la utilización como combustible de biomasa.

En estos momentos los estatutos de la empresa municipal no contemplan estas nuevas líneas de negocio, por lo que se considera importante incorporarlas de cada el futuro, aunque ello supondrá también inversiones en instalaciones de las que ahora Emaya carece.

En su comparecencia ante la comisión especial de cuentas para analizar el presupuesto municipal para el próximo año referente al área de Medio Ambiente, Garau explicó que en 2013 dispondrá de 40,7 millones para hacer frente a las responsabilidades incluidas en el área de Medio Ambiente y para la limpieza viaria.

Se trata de un 8,58 por ciento menos que la cantidad incluida inicialmente en el presupuesto del presente año. Destacó que el Ayuntamiento transferirá a Emaya 16,8 millones para la limpieza viaria, lo que supone un millón menos que en el presente año.