Un proyecto de Asima con financiación garantizada, capacidad para crear empleo y el visto bueno de ministerio de Industria, el Govern, el Consell de Mallorca y Cort, se encuentra bloqueado desde hace casi un año porque el ayuntamiento de Palma, que en su día le dio todo su apoyo, no lo tramita.

Es la queja que expresa la Asociación de Industriales de Mallorca a través de su director, Alejandro Sáenz de San Pedro. La entidad quiere llevar a cabo en una parcela de su propiedad de 14.000 metros cuadrados, situada en la carretera de Sóller, entre el centro penitenciario y el polígono de Son Rossinyol, su vivero de empresas, un proyecto social de micronaves para emprendedores que ordenará en esa superficie unas 30 unidades de unos 80 metros cuadrados cada una, con una zona verde y un área común de servicios administrativos.

Asima pone el terreno, cuenta con 3 millones de euros de recursos propios para financiar el proyecto, cuya construcción y urbanización está presupuestada en 414.897 euros, y ha conseguido, asimismo, una línea de crédito de Microbank de un millón de euros para prestar apoyo económico a las iniciativas empresariales e industriales seleccionadas que se desarrollen en cada una de las micronaves tuteladas del vivero de empresas.

"Estudiaremos los proyectos de los emprendedores que se nos presenten, valorando su viabilidad, su base industrial y su capacidad para crear empleo", explica Alejandro Sáenz de San Pedro. "Y a partir de ahí, si el emprendedor lo necesita, le ayudaremos a financiarse para que pueda desarrollar su idea en una de las naves durante un tiempo de dos años, antes de independizarse, prestándole también apoyo en tareas de secreataría y de facturación que pueda necesitar para que no tenga que desviarse de su objetivo", señala.

El interés de Asima en el proyecto reside en la propia historia de la entidad. "Nos hace mucha ilusión porque el apoyo a los emprendedores está en los orígenes de la asociación y porque creemos que hoy en día hace falta este engranaje para las futuras generaciones de empresarios", apunta el director de la entidad.

Sin embargo, en su discurso la ilusión deja paso al lamento al recordar que el proyecto "duerme el sueño de los justos" por el bloqueo de Cort, cuando el Ayuntamiento ya cuenta con una memoria detallada de la iniciativa y cuando hace ya diez meses, junto al Govern y el Consell, expresó a los industriales de Mallorca su apoyo a un proyecto que ya avalaba el ministerio de Industria y la Coordinadora Española de Polígonos Industriales.

La tramitación que reclama Asima es un cambio en la calificación del solar de 14.ooo metros cuadrados donde se han de construir las 30 micronaves tuteladas del vivero de empresas. Se trata de un terreno rústico definido como Área de Transición de Crecimiento en el Plan Territorial de Mallorca. Y la entidad solicita a Cort la modificación más pertinente para que la urbanización pueda llevarse a cabo. En concreto, de las tres posibilidades que existen, una modificación puntual del Plan General que clasificara el suelo como urbanizable no ordenado con la posterior redacción de un plan parcial, que es la vía, entre las planteadas, que ha logrado un mayor consenso con los propios servicios técnicos de Cort, al ser considerada la que otorga mayor viabilidad al proyecto, atendiendo a las pequeñas dimensiones de la parcela propiedad de los industriales de Asima.