El empresario Mateo Oliver regenta desde hace unos meses el Dársena, cuyas obras ya han comenzado y finalizarán a mediados de enero. Cambiará todo, excepto la característica estructura del establecimiento en forma de barco. La zona de juegos infantiles que tenía albergará un castillo. La terraza será cubierta con una cristalera corredera para aprovechar el exterior también en invierno y la cocina se ampliará para ofrecer una mayor variedad de platos. La inversión en el negocio situado frente a la calle Monseñor Palmer ronda los 400.000 euros.