­Las empresas municipales, institutos, patronatos y organismos públicos dependientes del ayuntamiento de Palma incrementarán el presupuesto de Cort en otros 147 millones, por lo que la cantidad global que el equipo de gobierno de Mateo Isern dispondrá para el próximo año alcanzará la cifra de 510 millones, un 4,50 por ciento menos que en este ejercicio.

En conjunto, Emaya, la Empresa Funeraria Municipal, la EMT y la Societat Municipal d´Aparcaments i Projectes (SMAP), aportarán al presupuesto global 187,3 millones, 4,4 menos que en los de 2012, lo que supone un descenso por lo que se refiere a las empresas públicas del 2,31 por ciento.

Por su parte, los presupuestos de los organismos autónomos, patronatos e institutos suman un total de 40 millones, 8,6 menos que en el presente año, con una disminución del 17 por ciento.

En este caso, el Patronat Municipal de de l´Habitatge es el que sufre una mayor caída porcentual del 38,9 por ciento, seguido de Palma Activa (-31,48 por ciento), el Institut Municipal d´Innovació (-19 por ciento), el Patronat de Reinserció Social (-12 por ciento), el Patronat d´Escoles d´Infants (-9,47 por ciento) y el Institut Municipal d´Obres Viaries (-2,11 por ciento). Tal como estaba previsto, ya no se consigna ninguna cantidad el próximo año para el Patronat Municipal de Il.luminació Ornamental ni para el Institut Municipal de Turisme, organismos que desaparecen.

El teniente de alcalde de Hacienda y portavoz municipal, Julio Martínez, explicó que, al igual que cuando el pasado lunes el alcalde, Mateo Isern, presentó las cuentas para el próximo año correspondientes al Ayuntamiento, el denominado presupuesto propio, en el consolidado, que incluye las empresas públicas y los organismos municipales dependientes de Cort, también se ha priorizado el mantenimiento de los servicios básicos con el fin de asegurar el dinamismo de la ciudad. De esta forma, señaló que entre el 70 y el 75 por ciento del total del presupuesto global se destina a los servicios que son de competencia municipal, como Seguridad Ciudadana, Mantenimiento, Infraestructuras, Movilidad y Servicios Sociales.

Entre las características de las cuentas presentadas destacó que responden al plan de ajuste aprobado por el Gobierno central. Una de las mayores dificultades que se han tenido que superar ha sido la disminución de los ingresos, y no sólo los relacionados con la actividad económica, sino que los tributarios también caen en un 14 por ciento.

Detalló que los ingresos derivados de la recaudación de impuestos sufren una merma de 21 millones, que no es compensada con el incremento de tasas y precios públicos en un 3 por ciento, medio punto por debajo del IPC. Afirmó que la bajada de la recaudación en un 2 por ciento del IBI en relación a la del presente año y no subir la totalidad del IPC supone una merma en la recaudación de 5 millones.

Calculó que, para que el presupuesto del próximo año no sufra recortes de gastos y servicios, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) debería subir un 25 por ciento. En dos años el incremento debería ser del 41 por ciento.

Por ello, el equipo de gobierno ha optado "no por la aplicación de las tijeras", recortando indiscriminadamente un porcentaje lineal de gastos, sino por la "aplicación del bisturí". De esta forma, indicó que una de las medidas que se ya se están aplicando consiste en la revisión de todas y cada una de las contratas y adjudicaciones municipales, incluidas las ya adjudicadas, con el fin de, tal como permite la legislación vigente, proceder a un recorte del gasto de un máximo del 20 por ciento. Martínez aseguro que el presupuesto consolidado contempla ya la aplicación de esta revisión.

Por lo que respecta a la deuda histórica del Ayuntamiento, en estos momentos es de 324 millones, lo que suponen 792,37 euros por habitantes. El próximo año, después de haber amortizado 36 millones, será de 287,7 millones, con 703,60 euros por palmesano y un descenso del 11,20 por ciento, casi 69 euros.