Uno de los parámetros que se analizan en el presupuesto consolidado del ayuntamiento de Palma para el próximo año es el correspondiente a la evolución del ahorro, entendido como la diferencia entre los ingresos y gastos corrientes municipales. El próximo año da un saldo positivo de 45,4 millones, lo que supone un incremento del ahorro del 31,68 por ciento si se comparan estos datos con los correspondientes a 2010, año en el que se aprobó en último presupuesto del anterior mandato. En aquel ejercicio los ingresos fueron de 355,5 millones y los gastos 354,9 millones, con un ahorro de 565.548 euros.