Se trata de una impresión, puesto que el protagonista, siguiendo con la consigna de no hablar de la cuestión en público y de no airear trapos sucios fuera del partido -todo se andará en función de cómo se desarrollen los acontecimientos en los próximos días-, pero José María Rodríguez luchará hasta el final su reelección como presidente de la Junta Territorial de Palma. Echar ahora la toalla, incluso con su posible imputación en el denominado caso Over, significaría -dicen que dice en su entorno- aceptar la culpa antes de que ningún juez se haya pronunciado. Además, el famoso código ético del PP, que el presidente Bauzá quiere aplicar a rajatabla a todos los imputados, no afectaría a Rodríguez, puesto que ahora, después de su dimisión como delegado del Gobierno, no ocupa ningún cargo institucional, sino estrictamente de partido. Dicen también que está dolido con Isern, porque, además de no apoyarle en su reelección, se ha rendido ante las tesis de Bauzá.

Fageda se adelantó a la fiesta

El exalcalde de la ciudad y exsenador del PP, junto con su esposa Lola, fue uno de los ciudadanos que adelantaron a ayer la visita al cementerio. Acudieron a la fosa común en la que, afirmó el exmandatario del PP, reposan los restos de su abuela.

San Alonso Rodríguez en la fachada de Cort

La imagen de San Alonso Rodríguez, portero del colegio de Montesión y patrón de la ciudad, presidió ayer la fachada de Cort con motivo de la celebración de su festividad.